Japón reactiva las nucleares tras Fukushima
Ago10

Japón reactiva las nucleares tras Fukushima

En fechas del 70 aniversario de la tragedia de Hiroshima y Nagasaki la polémica vuelve a estar servida. La empresa japonesa Kyushu Electric Power ha anunciado su intención de reactivar mañana, día 11 de Agosto, uno de los reactores de su planta situada en Sendai (suroeste del archipiélago), la primera en operar bajo los nuevos estándares de seguridad aprobados tras el desastre de Fukushima. Se trata de la vuelta a la producción de energía atómica por parte de Japón tras el peor accidente nuclear desde Chernóbil (Ucrania) en 1986. La compañía eléctrica ha realizado durante el día de hoy las últimas inspecciones de las barras de control del reactor, dispositivos destinados a frenar y evitar un posible proceso de fisión nuclear del combustible atómico, como último paso antes de la reanudación total de la actividad. Todo parece indicar que será mañana, alrededor de las 10.30 hora local, cuando se ponga en marcha el primero de los reactores de la central de Sendai que comenzaría a producir electricidad a partir del viernes. No será hasta principios del próximo mes de Septiembre cuando empiece el suministro comercial de energía eléctrica, según anunció hoy Kyushu Electric Power en un comunicado. Fue en Septiembre del año pasado cuando la planta nuclear de Sendai se convirtió en la primera en cumplir con los nuevos y más estrictos estándares de seguridad establecidos por la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón (NRA) para evitar accidentes como el de Fukushima. Accidente que causó la muerte a más de 4.000 personas, medio millón de desplazados y 8.600 desparecidos que, a día de hoy, siguen sin ser encontrados. El terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo de 2011 provocó medidas extraordinarias por parte del gobierno japonés que se vio obligado a desactivar los 43 reactores operativos del país. Aún así, en 2013 dos reactores de la planta de Oi (oeste del archipiélago) fueron reactivados por un período de trece meses debido una alarmante escasez de suministro eléctrico en la región de Kansai, la segunda más poblada del país. “La vuelta al funcionamiento de las plantas cuya seguridad se haya verificado es muy importante para nuestra política energética”, afirmó hoy en rueda de prensa el ministro portavoz del ejecutivo nipón, Yoshihide Suga. El incremento de costes para producir electricidad mediante fuentes fósiles (importadas en su práctica totalidad por Japón) parece que han impulsado la reapertura de plantas nucleares que cumplan con los nuevos estándares de seguridad. No obstante, la opinión pública parece ser contraría a las medidas impulsadas por su gobierno. Según reflejan las encuestas, la mayoría de japoneses se oponen a que el país vuelva a emplear energía...

Leer más
Se desborda el agua radiactiva de Fukushima Daiichi
Oct21

Se desborda el agua radiactiva de Fukushima Daiichi

Parece que las fuertes lluvias registradas los últimos días en la región japonesa de Tôhoku (al noreste del archipiélago) han afectado a la central nuclear de Fukushima. Según informan fuentes de TEPCO (compañía eléctrica encargada del mantenimiento de la planta nuclear) se esperaba que cayesen entre 30 y 40 milímetros de lluvia en las inmediaciones de la central nuclear pero, finalmente, se registraron alrededor de 127 milímetros provocando el fallo de los mecanismos para achicar el agua. “Intentamos bombear el agua, pero no fue suficiente”, afirmaba un portavoz de TEPCO a la agencia de noticias EFE y añadía: “en estos momentos estamos investigando el desborde, aún no tenemos conocimiento de la cantidad de agua ni descartamos que una parte se haya podido filtrar al océano“. Los técnicos registraron lecturas máximas de 710 bequereles por litro de radiación en el agua desbordada, unas 24 veces más que el tope de 30 bequereles por litro de sustancia contaminada establecido por el Gobierno. El paso del devastador tifón Wipha por Japón (con 27 víctimas a su paso) obligó a los operarios de la central nuclear a poner en marcha un sistema de emergencia para contener las fuertes lluvias y rachas de viento. Como parte del operativo, TEPCO procedió a abrir las válvulas de drenaje y vertió al mar líquido contaminado con índices radiactivos permitidos por la Agencia de Regulación Nuclear de Japón (NRA). Un problema que se suma a los errores humanos que, en el último mes, han sido la causa de varias fugas masivas de agua radiactiva en las costas de Fukushima. Parece que la crisis nuclear iniciada aquél fatídico 11 de marzo de 2011 aún está lejos de...

Leer más
Declaraciones sorprendentes de TEPCO
Jul24

Declaraciones sorprendentes de TEPCO

Han pasado ya más de dos años desde aquél fatídico 11 de marzo de 2011. Probablemente, el pueblo japonés nunca podrá olvidar el que, hasta día de hoy, es considerado como el peor desastre natural de su historia reciente. El terremoto y, sobretodo, el posterior tsunami que azotó varias de las prefecturas situadas al noreste del archipiélago dejaron a su paso decenas de miles de fallecidos y personas desaparecidas. Al mismo tiempo, la marea borró del mapa ciudades enteras en donde la gran mayoría de damnificados siguen, aún, confinados en barracones o viviendas artificiales. Poco después, la central de Fukushima se declaraba en fallo debido a la explosión de varios de sus reactores dando inicio a la peor crisis nuclear de la historia. La mala gestión de la crisis precipitó la caída de los gobiernos de Naoto Kan y Yoshihiko Noda, ambos cabezas visibles del Partido Democrático de Japón, dando una segunda oportunidad al liberal demócrata Shinzo Abe. El déficit energético del país ha llevado al actual Primer Ministro a reabrir el debate de las nucleares en contra de gran parte de la opinión pública que se manifestó durante meses a favor del cierre de la totalidad de las mismas y por una decidida apuesta por las energías renovables. Un debate que forma parte de la agenda política de Shinzo Abe y que ayer se vio sacudida por unas impactantes declaraciones por parte de Tokyo Electric Power (TEPCO), compañía encargada de gestionar la central nuclear de Fukushima, donde admitía, por primera vez, que gran parte del agua contaminada procedente de los reactores dañados se está vertiendo directamente al océano. “Creemos que el agua contaminada fluye hacia el mar“, afirma la fuente de TEPCO. Y al mismo tiempo asegura: “Las muestras recogidas de agua de mar no muestran ningún tipo de incremento en los niveles de radiactividad“. Posteriormente, en una conferencia en Tokyo, otro miembro de la compañía pedía disculpas: “Pedimos sinceras disculpas por preocupar a tantísimas personas, especialmente a la gente de Fukushima“. La compañía eléctrica que sobrevive, principalmente, a través de fondos públicos asegura que está realizando todos los esfuerzos posibles a la hora de reducir la cantidad de agua subterránea solidificando tierra de la orilla. “Es escandaloso. Estas declaraciones de TEPCO se contradicen totalmente con las emitidas en el pasado” afirmaba para la televisión pública japonesa NHK, Tetsu Nozaki, encargado de las Asociaciones Cooperativistas de Pesca de la prefectura de Fukushima. Al mismo tiempo, expertos en medio ambiente afirman que la fuga radiactiva puede afectar a la flora y fauna marina y,`posteriormente, a aquellas personas que consuman especies contaminadas. La pesca alrededor de Fukushima ha sido vetada...

Leer más
Un año después
Mar11

Un año después

Y pasó un año. Un año de dolor. De dolor por la pérdida de las 15.846 víctimas; dolor por la desaparición de más de 3.000 personas; dolor por los miles de familias que perdieron su hogar y, en definitiva, el dolor de un país que sufrió el pasado 11 de marzo la mayor catástrofe natural de su historia. Dicen que el tiempo todo lo cura, que cierra cicatrices del pasado. Japón ya se ha resarcido de grandes desastres en los últimos 100 años: las bombas nucleares, los terremotos de Kanto(1923) y Kobe (1995), el ataque terrorista con gas sarín en el metro de Tokio (también en 1995), son la muestra más reciente de estas ganas de mirar hacia adelante del pueblo nipón. El tsunami, consecuencia directa del terremoto de 9,1 grados en la escala Richter, dejó a su paso un escenario desolador de muerte y destrucción. La región del norte de la isla de Honshu, la región de Tohoku, fue la más castigada. Las prefecturas de Chiba, Ibaraki, Miyagi, Fukushima entre otras se llevaron la peor parte. La central nuclear de Fukushima Daiichi quedó gravemente dañada por el tsunami , provocando la mayor catástrofe atómica desde Chernóbil. Los efectos del desastre siguen presentes un año después. Se mantiene un radio de evacuación de 20 kilómetros alrededor de la central. Los baremos de contaminación en alimentos se han disparado en los cultivos de la zona, poniendo en peligro la seguridad de centenares de miles de japoneses y multitud de familias ven con pesar que nunca podrán volver a sus hogares. Todo Japón se plantea la misma pregunta: ¿Y ahora qué? ¿Qué va a pasar con el futuro nuclear del país? En el último año las manifestaciones en contra de la energía nuclear se han intensificado. La mala gestión del incidente nuclear por parte de TEPCO, compañía eléctrica encargada de Fukushima Daiichi, juntamente con la toma de decisiones poco acertadas desde el ejecutivo de Naoto Kan han conseguido que el pueblo japonés alce la voz. La geografía física de Japón lo convierte en un país deficitario en energía eléctrica. Antes del fatídico incidente Japón era el tercer país que mayor uso hacia de la energía nuclear , a través de los 54 reactores repartidos por todo el archipiélago. En la actualidad sólo dos de ellos siguen en pleno funcionamiento y desde el nuevo gobierno de Yoshihiko Noda se ha puesto en marcha una hoja de ruta que permitirá desmantelar todas las centrales del país en un plazo de 50 años. Todas estas medidas, presentadas por los organismos de poder japonés parecen no satisfacer a una sociedad históricamente poco combatiente desde el punto...

Leer más
El sonido de un terremoto
Mar08

El sonido de un terremoto

Científicos de Estados Unidos han conseguido convertir las ondas sísmicas del terremoto que azotó Japón el pasado 11 de marzo en archivos de audio. El terremoto, de 9 grados en la escala de Richter, fue el cuarto más potente registrado desde 1900 y el más estudiado de la historia. La disposición de Japón de compartir sus datos con el resto del mundo juntamente con la ayuda de los registros de miles de sismógrafos han permitido a los científicos convertir las ondas sísmicas en archivos de audio capaces de reproducir el sonido del temblor. En la grabación se pueden apreciar las diferencias en la intensidad y la amplitud y a su vez observar los cambios de frecuencia sísmicos. Según desde donde se midieran las ondas sísmicas y prestando atención uno puede llegar a oír un gigantesco trueno, unos fuegos artificiales e incluso el estallido de las palomitas al hacerse. En el archivo de audio están representadas las ondas sísmicas más potentes, y es que el oído humano tan sólo es capaz de captar sonidos de una frecuencia comprendida entre los 20 herzios y los 20 kiloherzios. Para conseguir el sonido del terremoto, los científicos reprodujeron los datos a una velocidad mayor para aumentar la frecuencia hasta niveles audibles, lo que también permite escuchar en unos pocos segundos los datos recogidos durante varios minutos u horas. La grabación que podréis escuchar reproduce el sonido de las ondas sísmicas captadas a 144 kilómetros del epicentro del terremoto. En ella el temblor principal se asemeja al ruido de un trueno, seguido de pequeñas explosiones que se corresponden con las réplicas a medida que se ajustan las placas tectónicas, unos movimientos que seguramente se prolongarán durante años. En este enlace podréis escuchar la grabación Noticia extraída del la web del La Vanguardia del 7 de marzo de...

Leer más
No hay actas sobre la crisis nuclear
Ene26

No hay actas sobre la crisis nuclear

Aparecen nuevos datos sobre la gestión del gobierno durante el desastre nuclear de Fukushima Daiichi. Según afirman diversos medios de comunicación japoneses, el ejecutivo habría reconocido no haber guardado ningún acta de las reuniones llevadas a cabo por el gabinete de crisis creado para afrontar el accidente nuclear. En concreto, ha sido el actual ministro de Energía, Yukio Edano, por aquél entonces portavoz del gobierno encabezado por Naoto Kan, quién ha reconocido que no hubo ningún registro de las conversaciones mantenidas entre los miembros de aquella célula de crisis.    Las críticas por parte de la sociedad japonesa no se han hecho esperar. Es increíble que no haya registro alguno. Evidentemente, supongo que era muy difícil realizar actas oficiales teniendo en cuenta la extrema confusión ocasionada por el desastre, pero se podrían haber tomado unas simples notas, comenta Kenji Sumita, profesor emérito de la Universidad de Osaka, especializado en energía nuclear. Y el mismo añade: a lo mejor es que hay parte de aquellas reuniones que los protagonistas no quieren que salgan a la luz porqué se sentirían incómodos si se hicieran públicas.Por su parte, Yukio Edano reconocía que: es lamentable. No obstante señaló, que teniendo en cuenta el impacto social de la catástrofe y el interés público por ella el gobierno japonés ha reclamado a la Agencia de Seguridad Nuclear que intente reconstruir, a posteriori, las conclusiones de aquellas reuniones. Una posibilidad que la ley autoriza en casos excepcionales. El accidente nuclear ha dejado una profunda huella entre la sociedad japonesa. Más de 80.000 personas de la prefectura de Fukushima han sido evacuadas y se mantienen controles exhaustivos sobre los alimentos y la población, especialmente la infantil, de toda la región.   Noticia extraída del la web del La Vanguardia del 25 de enero de...

Leer más