Raiden, el Dios del Trueno
Mar15

Raiden, el Dios del Trueno

Muchas son las leyendas japonesas que tienen como protagonistas a elementos naturales. La religión autóctona del país asiático, el sintoísmo, evoca multitud de relatos donde la naturaleza es representada en forma de deidades antropomórficas. Es el caso del protagonista del artículo de hoy, Raiden, el Dios del Trueno. El Dios del Trueno, Raiden, generalmente se representa como una figura de piel rojiza con rostro de demonio. Tiene dos garras en cada pie y a su espalda lleva una gran rueda o arco de tambores. A menudo aparece en compañía de Fugin, Dios del Viento, o de su hijo, Raitaro. Cuenta la leyenda que cuando los mongoles intentaron invadir el archipiélago japonés, se desató una gran tormenta que hundió la flota enemiga. Sólo se salvaron tres hombres. El arte del país asiático muestra con frecuencia el favor de Raiden, el Dios del Trueno, para con el pueblo nipón y, en multitud de ocasiones, aparece como protagonista de pinturas y retratos. Suele escenificarse encima de las nubes, lanzando relámpagos y flechas sobre los invasores. El Dios del Trueno en otros culturas En China el Dios del Trueno se considera una deidad que siempre persigue personas malvadas. Cuando las encuentra, la Diosa del Relámpago deslumbra con su espejo a aquellos a los que Raiden desea castigar con su trueno. Son castigados sin piedad. Raiden ha conseguido entrar, también, dentro de la cultura occidental a través de algunos videojuegos como Mortal Kombat, donde hace pareja con Fujin, o en Metal Gear Solid 2, donde da nombre a uno de los protagonistas principales de la aventura de Hideo Kojima. Así mismo, es representado en el manga de Naruto y también hizo acto de presencia como enemigo en la obra de Eichiro Ôda, One Piece. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón. F. Hadland Davis. Satori Ediciones....

Leer más
El futuro del sake en Japón
Mar01

El futuro del sake en Japón

Hace un par de semanas, la organización gubernamental The Cool Japan Public-Private Partnership Plattform Project celebró en la localidad de Nagano, capital de la prefectura homónima conocida como “los Alpes japoneses”, un simposio para debatir en profundidad sobre la actualidad del sake en Japón. El foro tuvo como principal objetivo analizar y desarrollar un modelo de negocio óptimo que permita impulsar la popularidad de esta bebida milenaria en el extranjero. Los asistentes, todos ellos expertos internacionales en la materia, fueron invitados por la organización del certamen al denominado sake tour. Una ruta de cuatro días alrededor del archipiélago asiático,  donde conocerían los entresijos de la elaboración de la bebida de la mano de los mayores productores del país. El sake en Japón también es cosa de mujeres No es de extrañar que el evento tuviera lugar en Nagano. Se trata de la segunda prefectura en cuanto a producción de sake tan solo superada por Niigata. De entre las muchas localidades de la región dedicadas a la elaboración del licor de arroz, la ciudad de Ueda, a hora y media de viaje en shinkansen desde Tokio, cuenta con una docena de productoras. De entre todas ella destaca la destilería de la familia Okazaki, fundada en 1665 y dirigida por Midori Okazaki. Que una mujer ocupe el cargo de toji (杜氏), o maestro del sake, es algo extremadamente raro en Japón y es que se considera una posición destinada exclusivamente al género masculino. El destino hizo que las posibles herederas de la productora de sake, Okazaki Shuzo, fueran tres niñas así que Midori tomó la decisión de hacerse cargo del negocio familiar. Una empresa que, aunque hoy en día sigue a nombre de sus padres, la gestionan ella y su marido Kenichi. Por su parte, Kenichi, oriundo de Saitama, población al norte de Tokio, decidió adoptar el apellido de su mujer al casarse. Se conocieron en la Universidad de Agricultura de Tokio, se enamoraron y se mudaron al barrio más antiguo de Ueda, residencia de los padres de Midori. Con Kenichi Okazaki, el futuro de la destilería queda asegurado. La dificultad de elaborar sake en Japón Esta bonita historia familiar no puede ocultar las dificultades que pasan la gran mayoría de productores de sake en Japón. Y es que el consumo de la bebida alcohólica en el país asiático ha ido disminuyendo a lo largo de los años. Una tendencia que se acentúa en las grandes ciudades, donde los jóvenes apenas beben este licor en pro de la cerveza o los cócteles. En la actualidad, hay menos de mil empresas productoras de sake en Japón cuando tras la Segunda Guerra Mundial se...

Leer más
El arte de cortar pescado en Japón
Feb24

El arte de cortar pescado en Japón

Por extraño que pueda parecer a algunos, cortar pescado en Japón es considerado arte. La japonesa es, sin lugar a dudas, considerada como una de las sociedades con un sentido del arte más desarrollado. El ikebana (arreglo floral), el origami (el arte de doblar papel), la jardinería y las artes escénicas (con el kabuki como máximo exponente), entre muchas otras actividades, convierten a los japoneses en un pueblo sensible a todo aquello que suscita belleza. Cortar pescado en Japón es todo un arte Dentro de esta amalgama artística, Japón también incluye la cocina. El archipiélago japonés basa gran parte de su dieta en el pescado siendo el sushi, uno de los estandartes del país a nivel mundial. Lo que poca gente conoce es que la forma de cortar pescado en Japón obedece a un ritual que se suele seguir con absoluta precisión. Al hacerlo, se asegura que cada pieza ofrezca sus mejores prestaciones al paladar. El acto de cortar pescado en japón debe realizar con un cuchillo muy afilado. Los japoneses son, también, famosos por la calidad de sus cuchillos de cocina y es que son fabricados con una aleación especial de acero y hierro. Algunos de éstos pueden llegar a alcanzar precios desorbitados fuera de las fronteras del país asiático.    Formas de cortar pescado en Japón En este artículo veremos dos de las formas más comunes de cortar pescado en Japón: el sanmai orochi (corte de pescado en tres piezas) y el gomai orochii (corte de pescado en cinco piezas). Sanmai orochi: este corte se utiliza para la mayoría de pescados, como el chicharro, la caballa, el besugo, la lubina… Las tres piezas que se obtienen son la espina central y los dos lomos. 1. Desescamar la pieza. 2. Quitar la cabeza dando un corte por las agallas. 3. Abrir por el estómago, retirar las entrañas y limpiar con abundante agua fría. 4. Colocar el pescado con la cavidad del estómago hacia arriba y cortar junto a la espina hasta obtener un lomo. 5. Extraer la espina del lomo. 6. Cortar por el otro lado de la espina retirando el segundo lomo y extraiéndola. Gomai orochi: este corte suele reservarse para los pescados planos como los rodaballos, gallos, lenguados, platijas… 7.Repetir la operación con los cuatro lomos. Tened en cuenta estos consejos a la hora de cortar el pescado y, cuidado, no os cortéis en el intento. ¡Saludos y hasta la...

Leer más
Fantasmas y demonios en Japón
Feb22

Fantasmas y demonios en Japón

Japón se ha caracterizado siempre por ser una cultura de fuertes raíces mitológicas. Los cuentos y leyendas de fantasmas y demonios en Japón están ligados, en gran medida, al sintoísmo, religión autóctona del país asiático. El culto que profesan a esta creencia ha permitido que, a lo largo de los años, surgieran gran cantidad de historias de fantasmas y demonios en Japón. Fantasmas y demonios en el Japón actual Si de fantasmas y demonios hablamos Japón es, sin duda, una de las sociedades donde más importancia se les da. Si viajas por el país en pleno verano, probablemente veas que la televisión, los cines, teatro clásico como el Kabuki o los parques de atracciones presentan su cuota anual de de fantasmas y demonios en Japón. Los habitantes del archipiélago dicen que el antídoto perfecto contra el calor bochornoso es un buen escalofrío, y debe serlo, porque la tradición de dedicar el verano a los espíritus se remonta a unos 1.500 años. El ejercito de espíritus, fantasmas y demonios en Japón, que incluye a varias especies de duendes y demonios, así como los espíritus de humanos, de animales e incluso de árboles o sombrillas, es uno de los más amplios del mundo. En conjunto se conoce como bakemono (obake abreviando), que significa “monstruos”. Las historias de fantasmas y demonios del imaginario japonés suelen empezarse a contar a mediados de julio, cuando da comienzo el Obon, festival budista de un mes de duración que conmemora a los muertos. Aún así, muchos tipos de bakemono o fantasmas y demonios en Japón no guardan relación con el Obon. El festival de Setsubun (3 o 4 de febrero) se celebra para expulsar a los oni, unos ogros cornudos a los que les gusta la carne humana. Las figuras de barro de diablillos parecidos a sapos, que se venden en las tiendas de regalos, representan a los kappa y el alado tengu , un demonio que habita en los bosques alpinos y a veces tiene un pico barbado, normalmente presenta un fiero rostro escarlata y una “narizota”. La imagen de este bakemono es utilizada en las antiguas obras de teatro y las máscaras de tengu suelen adornar algunos bares y restaurantes. El zorro y su aparición en el imaginario de fantasmas y demonios en Japón Los espíritus de animales, sobretodo de zorros, también abundan en las creencias e historias de fantasmas y demonios en Japón. De hecho, los mitos sobre zorros son de origen chino, pero fueron adaptados al sintoísmo. Representados en forma de escultura en torno a los santuarios dedicados a Inari, dios de los beneficios y el grano, se cree que los zorros son mensajeros de la divinidad...

Leer más
Geografia física y humana de Japón
Feb17

Geografia física y humana de Japón

En este artículo presento algunas nociones básicas de geografía física y humana de Japón que os ayudaran a situar mejor el país asiático. Al mismo tiempo, os acercaran a una realidad muchas veces necesaria para entender algunos de los secretos que entraña la sociedad nipona. Japón desde hace miles y miles de años es un archipiélago. El hecho de encontrarse separado del continente ha influenciado en la forma de vivir de sus habitantes y mucha gente habla de que los japoneses tienen valores y costumbres nacidas de su insularidad. El país se sitúa en les coordenadas 36 º 00’ N i 138 º 00’ E y cómo si de un dragón se tratase se extiende de norte a sur en la costa oriental del Continente asiático. En cuanto a la geografía física y humana de Japón, el país cuenta con una superficie terrestre de unos 377.829 qm2, solo un poco más extenso que Finlandia y con la mayor parte del territorio ocupada por las cuatro islas más importantes. De norte a sur: Hokkaidô, Honshu, Shikoku y Kyûshû. Además de otras islas menores cómo Kunashiri, Etorofu y Habonai, al norte, y Ogasawara y Okinawa, las islas más al sur. Si de demografía hablamos, Japón cuenta con la séptima población del mundo, 127 millones de habitantes. La esperanza de vida de los japoneses es la más alta del mundo y no es extraño ver índices de población en los cuales los jubilados de más de 65 años se han convertido en la franja de edad más representativa. La urbanidad de la sociedad japonesa Nos encontramos delante de un país, en el cual dos terceras partes de su territorio la conforman zonas de montaña y solo el 13% son llanuras aluviales con capacidad para llevar a cabo la agricultura. Un hecho de suma importancia a lo largo de toda la historia de Japón, ya que el control de las zonas fértiles se convirtió en un argumento de fuerza y poder para una sociedad basada en la agricultura y más concretamente en un cereal que necesita de grandes extensiones de terreno para ser cultivado, el arroz. La distribución de la población sobre el terreno marca el estudio de la geografía física y humana del país asiático que ha ido cambiando a lo largo de los siglos según fuera la base económica del mismo. Actualmente, más del 40% de los japoneses viven en el llamado triangulo japonés: Tokio-Kioto-Osaka. La capital del país, Tokio, aún sin contar con el 2% del área total del país aglutina el 23,4% de la población nipona con más de 12 millones de habitantes y su área metropolitana llega hasta los...

Leer más
El Monte Fuji: el volcán sagrado
Feb15

El Monte Fuji: el volcán sagrado

Hablar del Monte Fuji (Fuji-San en japonés) es hablar de uno de los grandes emblemas de Japón. Una montaña sagrada y venerada por todo el pueblo japonés y símbolo presente en gran mayoría de las postales recuerdo que se venden a lo largo y ancho del archipiélago nipón. Algunos dicen que el Monte Fuji, el pico más alto del país con 3.776 metros de altitud, es el más hermoso de la Tierra y que en él, habita uno de los espíritus más venerados de la religión autóctona del país, el sintoísmo. Última erupción del Monte Fuji La última y espectacular erupción del Monte Fuji, en 1707, se prolongó durante tres semanas aterrorizando a los habitantes de Edo, a 120 kilómetros de distancia, oscureciendo los cielos durante el día y envolviendo la ciudad en ceniza. En estos momentos sigue dormido y no parece que vaya a despertar en los próximos años. Considerado un territorio prohibido para las mujeres hasta 1868, en la actualidad ascienden a él más de 250.000 personas (una tercera parte extranjeros) de ambos sexos durante la temporada más propicia, entre julio y agosto. Leyendas sobre el Monte Fuji Numerosas leyendas han surgido en torno al venerable y venerado monte. Como muchas montañas de Japón y, también, de otros países orientales, ha sido asociado al Elixir de la Vida. La celebridad del Monte Fuji llegó a oídos, según la leyenda, de un emperador de China. Cuando le comentaron que la montaña se había creado en una sola noche llegó a la conclusión de que el Monte Fuji albergaba el Elixir de la Vida, así que reunió a un grupo de jóvenes muchachos y hermosas doncellas y zarpó con ellos hacia Japón Los juncos avanzaban por el mar bravío como una lluvia de pétalos dorados zarandeados por el viento salvaje, pero poco a poco la tormenta amainó y el emperador y su séquito pudieron contemplar el blanco esplendor del Fuji, alzándose imponente frente a ellos. Tras tomar tierra, el emperador reunió a los suyos en formación y comenzaron el ascenso a la cima en lenta procesión. Hora tras hora ascendía la procesión con el manto dorado del emperador al frente hasta que dejaron atrás el sonido del mar y mil pies pisaron la delicada nieve allí en lo alto, donde reinaba la paz y la vida eterna. Cerca ya del final del viaje, el viejo emperador empezó a correr lleno de gozo pues quería ser el primero en beber el Elixir de la Vida. Y cierto es que fue el primero en saborear la Vida que nunca envejece. Cuando su séquito le dio alcance descubrió que el emperador estaba...

Leer más