Mariano Rajoy habla en japonés
Oct03

Mariano Rajoy habla en japonés

Este miércoles, durante la primera jornada de su visita a Japón, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, ha aprovechado el último acto del día para hacer sus pinitos con el japonés: どうもありがとうございました(Dômo arigatô gozaimashita o en su traducción “muchas gracias”) fueron sus palabras. Así concluía su intervención en la inauguración de la exposición Dentro y Fuera, las dos caras del informalismo español, que reúne obras de artistas españoles reconocidos mundialmente como Tapies, Saura o Esteban Vicente. Durante su discurso el jefe del ejecutivo español quiso felicitar a la ciudad de Tokio por su designación como sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Unos juegos a los que también optó la capital española, Madrid, que posteriormente sería descartada en la primera de las votaciones por los miembros del Comité Olímpico Internacional.  “Estoy seguro de que serán un gran éxito y desde España contribuiremos a todo lo que esté a nuestro alcance para conseguirlo“ afirmaba Rajoy quien de este modo quiso el pistoletazo de salida a las actividades culturales, en Tokio, del denominado Año Dual España-Japón. Unos actos que conmemoran el 400 aniversario de la primera delegación diplomática japonesa en España. Fue en 1613 (año 18 de la Era Keicho) cuando, tras obtener el permiso de Tokugawa Ieyasu (shogun retirado 1592-1616), el señor feudal Date Masamune (1567-1636) decidió enviar una delegación a Europa (concretamente a España y Roma) con el objetivo de solicitar el establecimiento de las primeras relaciones con Nueva España (por aquél entonces México) así como el envío de misioneros a Japón. La expedición recibió el nombre de Embajada Keicho a Europa y estuvo encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga (1570-1621) y por el fraile franciscano español Luís Sotelo (1574-1624). La misión salió de la actual prefectura de Sendai en octubre de 1613 y llegó a España un año más tarde habiendo travesado el Océano Pacífico y el Océano Atlántico. En enero de 1615 Hasekura Tsunenaga se trasladaría a Madrid donde sería recibido en audiencia por el monarca de la época, Felipe III. Recibió el bautismo y puso rumbo a Roma, donde visitaría al Pontífice Paulo V. Finalmente, después de siete años y tras  permanecer durante un tiempo en Coria del Río, Sevilla, el samurái Tsunenaga puso fin a su viaje regresando a Japón. Los actos del jefe del ejecutivo español han seguido con una visita fugaz a Fukushima, donde ha expresado su solidaridad y apoyo a las autoridades civiles en la inauguración de la exposición Flores de Invierno, que rememora la tragedia de marzo de...

Leer más
Un poco de arquitectura Tokiota
Sep02

Un poco de arquitectura Tokiota

Tal y como vimos en el artículo de ayer, la capital japonesa, Tokio, sufrió grandes desperfectos durante la Segunda Guerra Mundial. Objetivo principal de los bombarderos norteamericanos, la ciudad quedó parcialmente arrasada y con ello, en un abrir y cerrar de ojos, se esfumó gran parte de la arquitectura de la antigua capital, Edo. Al término de la contienda, el vacío arquitectónico de épocas pasadas fue reemplazado paulatinamente por construcciones convertidas hoy en día en símbolos de la nueva y cosmopolita Tokio. De este modo, el actual paisaje urbano de la capital nipona nos presenta obras de ingeniería moderna como la Torre de Tokio, réplica de la Torre Eiffel de París pero 8,6 metros más alta, la megalómana estación de Shinjuku, una joya de la arquitectura moderna por la que circulan diariamente un promedio de tres millones de personas, el cruce de de Shibuya, uno de los más concurridos del mundo, la isla de Odaiba, creada de forma completamente artificial ganando terreno al mar y actual emplazamiento de numerosas empresas y zonas de ocio y un largo etc.    Aún así, la ciudad sigue contando con algún vestigio de épocas pasadas. Es el caso del puente Nihonbashi (en su traducción Puente de Japón). Situado en pleno centro del distrito financiero que lleva su mismo nombre fue erigido en 1603 por el shogun Ieyasu Tokugawa (fundador del gobierno militar de los Tokugawa. Con él empezaba un nuevo capítulo de la historia de Japón: el período Edo. También denominado como la época feudal japonesa en la cual el país asiático estuvo “cerrado”al exterior durante más de dos siglos). Una estructura sobre arcos de madera como hito para marcar el punto de origen de las cinco carreteras principales que partían de la capital. Entre estas rutas se encontraba la Tokaido (la gran Carretera Oriental), que unía Edo con Kioto. Durante el período Edo, el extremo meridional del puente hacía las veces de tablón de anuncios para la promulgación de edictos y la exhibición de las cabezas de los criminales. También fue la puerta de entrada de las caravanas de la Sankin Kôtai. El puente original se derrumbó en 1806, cuando centenares de ciudadanos huían precipitadamente de los ya habituales incendios que asolaban la capital. El puente actual, una estructura sólida y elegante, fue construido con piedra y metal para resistir los futuros incendios. Concluido en 1911 cuenta, en su extremo septentrional, con la grácil estatua de Otoshime-sama, princesa de los mares e hija del rey Dragón, erigida en memoria de la lonja pesquera que hubo en el lugar. A su vez, un poste que señala el kilómetro cero, continúa cumpliendo su función de punto de origen de las autopistas...

Leer más
¿Amigos, enemigos?
Sep01

¿Amigos, enemigos?

La capital japonesa, Tokio, fue víctima de numerosos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. En un primer momento, la aviación estadounidense concentró sus esfuerzos en dañar la capacidad militar del combativo ejército japonés, centrando sus ataques en fábricas destinadas a producir material bélico. Durante el último año del conflicto, en 1945, la estrategia de ataque norteamericana cambió de forma radical. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de viviendas de la capital estaban construidas de madera, el ejército norteamericano optó por utilizar napalm (bombas incendiarias) y de este modo provocar un gran incendio en la ciudad. Las cifras hablan de más de 100.000 víctimas mortales como consecuencia del devastador incendio, además de incalculables daños materiales. Más del 50% de la ciudad quedó calcinada por los ataques aéreos y tuvo que ser reconstruida una vez finalizada la contienda. El período de postguerra para un país que se encontraba en el bando de los perdedores fue muy duro, pero, aún así, la influencia de los norteamericanos en suelo japonés fue crucial para el resurgir del país asiático. Tokio renació de sus cenizas. El paisaje de la ciudad había cambiado y las antiguas casa de madera eran sustituidas por grandes torres de cemento a semejanza de las grandes metrópolis del país que les había causado tanta destrucción. Japón se había subido a un nuevo tren, el de la modernidad, que llevaría al país, pocas décadas después, a convertirse en la segunda potencia mundial por detrás de Estados unidos. En pocos años los norteamericanos pasarían de enemigos acérrimos del Japón militarista y expansionista a convertirse en el principal aliado de un país que buscaba iniciar la aventura del...

Leer más
Relación conyugal durante el Período Edo (3)
Feb15

Relación conyugal durante el Período Edo (3)

Eran la ley y las costumbres de cada pueblo las que determinaban el castigo que debía imponerse en caso de adulterio: si se perdonaba o no a la mujer, si esta podía volver a casa de su esposo, si se le enviaba al exilio o, incluso, en un caso extremo, se la condenaba a muerte. Con todo, desde el momento en que el bakufu consideró el adulterio como un crimen, siempre se vio a la mujer como principal culpable del engaño, no así su amante que en muchos casos salía impune. Ya fuera en Edo, la capital del shogunato, o en los dominios, se intentaba regular y castigar el engaño conyugal manteniendo el orden social establecido. La ley indicaba que la sexualidad de la mujer se encontraba en manos de su marido. Si una mujer casada huía con otro hombre, su familia, la familia del amante y la de su esposo se verían involucradas en el bochornoso suceso. Si la pareja de adúlteros era de diferentes regiones o pueblos llegaban a intervenir las máximos dirigentes de dichas localidades e, incluso, llegaban a tomar cartas en el asunto miembros de las familias a quien los rumores pudieran causar problemas sociales. El adulterio era considerado una amenaza para el orden social y tanto el marido como las autoridades se lo tomaban muy seriamente. A finales del siglo XVII, la proliferación de casos dramáticos en los cuales la mujer se tomaba la venganza por su propio pie empezaron a hacerse famosos, hasta el punto de escribirse obras de teatro de gran éxito entre el público de las...

Leer más
Relación conyugal durante el Período Edo (2)
Feb14

Relación conyugal durante el Período Edo (2)

Según la leyes medievales, la mujer era considerada propiedad de su marido o de los padres de éste. El adulterio era visto como una disputa entre dos hombres por una propiedad, la mujer. En esa lucha tomaban parte el marido, su esposa y el amante pero también las familias de los implicados. Estas se verían involucradas en una disputa que, en algunos casos, podía desestructurar el orden social establecido. Que la familia se viera como una prolongación del estado llevó a los gobernantes de la época a implicarse seriamente en la regulación de la práctica del adulterio. A la hora de aplicar el castigo pertinente había una clara diferencia entre la visión que tenía el bakufu y las costumbres de cada pueblo o región. Desde el shogunato se promulgaban las leyes más importantes, pero su aplicación se dejaba en manos de los señores feudales de cada territorio, los daimyo. De este modo, las comunidades rurales asumieron un peso importante en la regulación de esta práctica. Cuanto más inverosímiles se volvían los casos de adulterio, más interés prestaba el gobierno shogunal por regularlos, así se extendía su área de influencia hacia los territorios y dominios feudales. ¿Cúal era el castigo para lo adúlteros? ¿Qué partido tomaban las familias en todo el proceso? Todo esto y más en el último...

Leer más
Relación conyugal durante la Período Edo (1)
Feb13

Relación conyugal durante la Período Edo (1)

Hace un par de semanas publiqué un par de artículos sobre la paridad entre hombres y mujeres dentro de la sociedad japonesa contemporánea. Pero ¿Cómo era vista esta relación durante el bakufu Tokugawa (regencia militar del clan Tokugawa entre 1603 y 1868, también llamado Período Edo)? ¿De qué forma se entendían las relaciones conyugales? ¿Trataban por igual las leyes y la sociedad a un hombre y a una mujer adúlteros? Intentaré responder todas estas preguntas en los siguientes artículos. Durante el Período Edo las uniones matrimoniales tuvieron una importancia especial dentro de la sociedad. Así, la relación establecida en entre un hombre y una mujer se convertía en una metáfora del vínculo entre gobernantes y gobernados. En esos tiempos, las leyes que regulaban las relaciones hombre-mujer tenían en cuenta la clase social; fuera un samurai, un comerciante o un campesino, cada una de las distinciones incorporaba un conjunto de privilegios y obligaciones que debían ser consideradas por la ley. Además de la clase social, la división de género era otro elemento utilizado para establecer una organización social. No olvidemos que el sistema legal de la época era legitimado por la idea de sociedad patriarcal, un término extraído de las enseñanzas de Confucio. Así pues, dentro del entramado legal del bakufu encontramos la disposición que regía y definía el adulterio. Un concepto (mikkai) definido como la relación sexual entre una mujer casada y un hombre que no fuese su marido. Un aspecto a tener en cuenta ya que en ningún caso se incorporaba dentro de la definición la relación inversa, dando fe del marcado carácter patriarcal de la sociedad japonesa de la época. En el próximo artículo veremos cómo se consideraba a la mujer en esos tiempos. ¡Hasta la...

Leer más