Tecnología Japonesa en los cementerios
Feb08

Tecnología Japonesa en los cementerios

Japón sigue demostrando que a la hora de aplicar la tecnología a la vida cotidiana es, sin lugar a dudas, un país de vanguardia. Aquél quien dice “vida” podría decir también “muerte” y es que el país asiático, con su tecnología japonesa, ha sido el primero en diseñar y construir un cementerio 2.0. Siguiendo la moda de otros países como Brasil, estas necrópolis verticales unen diseño, tecnología y recogimiento en las denominadas “Escaleras al cielo” (parafraseando al mítico tema de Led Zeppelin Stairway to Heaven”). A diferencia de los mausoleos de la antigüedad, donde difícilmente compartían reposo dos inquilinos, en estos modernos cementerios multipropiedad son miles los difuntos que encuentran allí su última morada. Tecnología Japonesa funeraria El edificio Shinjuku Rurikoin Byakurengedo, en Tokio, es el máximo exponente de esta nueva moda funeraria. Evocando a una urna dorada, esta sobrecogedora e impresionante construcción, obra del arquitecto Kiyoshi Takeyama, es todo un despliegue de tecnología japonesa combinado con formas suaves elevadas hacía el cielo de la capital. La empresa Toyota Industries ha sido la encargada de diseñar un sofisticado sistema informático para controlar todo el recinto. A diferencia de los cementerios tradicionales, donde se permite la entrada libre a los familiares, en este camposanto tokiota será necesario poseer una tarjeta electrónica para abrir y visitar el compartimento del ser querido. Localizar a simple vista el lugar exacto donde se encuentra el nicho en cuestión es una tarea casi imposible, más teniendo en cuenta que todos son iguales, están representados con la efigie de Budha y se encuentran iluminados con luces led en un ambiente que recuerda al de un moderno bar de copas. Una vez encontrado y abierto el sepulcro, se muestra una pequeña lápida de estilo tradicional con una fotografía y el nombre del difunto. Tras la lápida, los restos incinerados tal y como mandan los cánones budistas.  Ante la escasez de suelo que sufre la mayor urbe nipona (sólo le queda ganar terreno al Océano Pacífico), esta vuelta de tuerca al negocio funerario puede ser una solución al “problema” de la...

Leer más
30 años de la mítica Famicon
Oct09

30 años de la mítica Famicon

Durante el 2013 se cumplen 30 años del nacimiento de uno de los productos electrónicos más revolucionarios de nuestra época: la Family Computer o Famicon de Nintendo. Tres décadas han pasado desde aquél 15 de julio de 1983 cuando se puso a la venta en el mercado japonés la primera consola de sobremesa con éxito mundial sin precedentes. Para celebrar la efeméride, el periódico japonés The Mainichi ha sacado a la luz nuevas instantáneas que muestran como se vivió el esperado momento por parte de la sociedad japonesa. Colas interminables para hacerse con el título deseado concreto, niños delante del televisor jugando con su flamante consola o padres desesperados por adquirir el regalo ideal para sus hijos son algunas de las instantáneas que muestran, de forma costumbrista, los inicios de la época dorada de los videojuegos en Japón. Podéis visitar la web del diario para ver más...

Leer más
El ritual de las meishis
Oct04

El ritual de las meishis

Japón es, sin duda, uno de los países que otorga mayor importancia a los ritos y costumbres. Han sido algunos los artículos que he dedicado a hablar de las costumbres propias del país asiático. Costumbres tales como ir a cantar al karaoke, los baños fuera de casa en el sentô o disfrutar de la floración de los cerezos durante el hanami, entre otros. La extremada educación de los japoneses les ha llevado a ritualizar todas las esferas de su vida cotidiana y la empresa o el trabajo no quedan exentos. Es por esto que hoy me gustaría dedicar unas líneas a hablar de las 名詞 (meishi o “tarjeta de negocios”). Los japoneses acostumbran a ser personas de lo  más respetuosas con los suyos y es por ello que dentro de la empresa existen toda una serie de normas de “buen comportamiento”. Una de estas normas “no escrita” son las meishi, un elemento de gran importancia a la hora de iniciar una conversación con un desconocido, un miembro de otra compañía o empresa e incluso con un cliente. En la meishi aparece información como el nombre de la empresa, el 肩書き (katagaki  o puesto que una ocupa en la misma), datos de contacto como el teléfono móvil, el correo electrónico y muchos ya empiezan a añadir sus cuentas de Facebook, Twitter e incluso Line (el WhatsApp japonés). Las meishis son un elemento de caudal importancia en la vida profesional de todo japonés. Cada una de estas tarjetas es guardada con esmero (algunos incluso  las cuidan como si de trofeos se tratasen) y es que una vez recibes una meishi, queda implícito que puedes contactar con su dador, se establece un vínculo entre ambos. Es común recurrir a las meishis para pedir favores o iniciar contactos  profesionales aunque sea con personas con quienes no se ha mantenido la comunicación durante años. Parece ser que la influencia del sintoísmo ha calado hondo en este ritual. Para los japoneses cada una de las meishis contiene parte del espíritu de su “creador” y es por ello que se deben tratar con el mayor respeto: No doblarlas ni escribir sobre ellas, no meterlas en el bolsillo trasero del pantalón o cogerlas con las dos manos y hacer una leve reverencia al recibirlas son tan sólo algunos ejemplos. Durante el tiempo vivido en Japón he coleccionado gran cantidad de meishis. Las guardo con esmero esperando que en un futuro puedan serme útiles en mi deseo de iniciar una carrera profesional en el país...

Leer más
Examen oficial de lengua japonesa
Jul05

Examen oficial de lengua japonesa

Como cada año por estas fechas se celebra la primera convocatoria del examen oficial de lengua japonesa o nihongonouryokushiken (日本語能力試験). Se trata de un examen tipo test con cinco niveles de dificultad progresiva. El nivel uno, también llamado ikkyuu (一級) y desde hace unos años N1, sería el equivalente al C2 dentro del Marco común europeo de referencia para las lenguas, es decir un conocimiento de la lengua japonesa cercano al de cualquier nativo. Cabe decir que,años atrás, el examen estaba formado solamente por cuatro niveles con una salto exponencial en la dificultad entre el tercer y segundo nivel. Un escollo que se convirtió en un verdadero quebradero de cabeza para muchos de los que estudiamos esta lengua así que decidieron incluir un quinto nivel para evitar estos desajustes en la curva de dificultad. Al mismo tiempo cambiaron la nomenclatura pasando de ikkyuu (一級),nikyuu(二級)y sucesivos a los actuales N1, N2, N3 etc. El examen se compone de los mismos elementos para los distintos niveles. Existe una parte de lectura e interpretación de kanji (漢字), una sección de vocabulario llamada moji/goi (文字/語彙), la parte de gramática o bunpou (文法), una sección correspondiente a la comprensión lectora o dokkai (読解) y finalmente la parte de comprensión auditiva llamada choukai (聴解). La única diferencia, a parte de la dificultad obviamente, reside en el tiempo destinado a cada una de las secciones dependiendo del nivel de dificultad del examen. Aún siendo un exámen tipo test, que para algunos podría parecer una ventaja, la verdad es que la multiplicidad de respuestas posibles (a escoger entre cuatro posibilidades) añadido al hecho que normalmente dos de ellas se distingen solamente por un simple matiz, complica las cosas sobremanera. A parte, los nervios de cada uno que, en ocasiones pueden jugar malas pasadas. La única ventaja, si se puede llamar así, es que está estipulado el contenido que supuestamente entra en cada uno de los niveles. Por ejemplo, que kanjispueden aparecer, cual es el vocabulario que hay que estudiar o las formas gramaticales que se supone debemos aprender para enfrentarnos al examen. En mi caso, desde hace unos años me presento asiduamente a las convocatorias de este examen ya sea en Japón (donde se realiza dos veces al año, julio y diciembre) o en España (donde sólo existe una convocatoria en diciembre) y por el momento he obtenido el certificado de N3. Este domingo probaré suerte con el N2 que, de conseguir superarlo, a parte de la satisfacción personal, supondría un valor añadido muy importante en mi currículo y un avance sustantivo a la hora de solicitar cualquier trabajo donde se requiera el uso del...

Leer más
Buscar trabajo en Japón
Dic04

Buscar trabajo en Japón

Con cuenta gotas, lo sé. Durante estos dos últimos meses, desde mi llegada a Miyazaki, no he tenido demasiado tiempo para dedicar al blog. Como contaba en el artículo anterior, me está costando más de lo previsto adaptarme a mi nueva vida y dedico mucho tiempo al estudio del japonés. En el artículo de hoy me gustaría hablar un poco de mi última experiencia. En este caso, relacionada con la búsqueda de trabajo en el País del Sol Naciente. Este domingo, día 2 de diciembre, se celebró en Fukuoka (capital de la isla de 九州,Kyûshû, la más meridional de las cuatro que forman el archipiélago japonés) un encuentro entre empresas y jóvenes universitarios que serán, posiblemente, la futura mano de obra del país. El lugar emplazado, un enorme estadio de béisbol. A primera hora de la mañana decenas y decenas de estudiantes de segundo curso de la Universidad de Miyazaki, vestidos todos con traje y salidos de un mismo molde, se subían a varios autobuses que les conducirían a Fukuoka. Y entre todos ellos me encontraba yo. A modo de experiencia me apunté a este viaje y es que quería ver más de cerca esto que los japoneses llaman 就職活動 (shûshokukatsudô), o búsqueda de trabajo. Todo está estipulado: desde las fechas para solicitar el lugar de trabajo, los documentos requeridos, los pasos a seguir para rellenar la documentación, la forma adecuada de vestir, los saludos durante las entrevistas personales, todo. Un ritual que no deja lugar a la más mínima improvisación y que convierte ,cada año, a miles y miles de japoneses en robots con el único objetivo de lograr un puesto de trabajo. Llegados a Fukuoka, al escenario de la convención, se cumplieron mis previsiones. De entre los asistentes, venidos de todas las provincias del sur del país, yo era el único sin los ojos rasgados. Empecé a andar abrumado por los gritos de los anunciantes que querían vender las bondades de sus empresas a jóvenes poco seguros, aún, de su futuro profesional. No es que me interesara asistir a la presentación de ninguna empresa en particular, no tengo nada claro que mi futuro profesional esté en este país, pero me sedujo la idea de ponerme en la piel de uno de esos estudiantes y observar que era lo que se les contaba y ofrecía. Como ya sabéis, soy licenciado en periodismo así que opté por situarme en la primera fila de la carpa que había montado el periódico japonés 朝日新聞 (asahishinbun), que traducido sería el periódico de la mañana. En menos de 30 minutos y bajo la mirada atónita de un par de decenas de japoneses, yo...

Leer más
Un nuevo idioma: el Japanglish (4)
Ago15

Un nuevo idioma: el Japanglish (4)

Cuando estas combinaciones recaen sobre productos comerciales, se producen efectos curiosos. Así, Flavour My Drip (“Saborea mi goteo”) es una marca de café, y una línea que ya no se comercializa de cómoda para microondas se denominaba Dish of Quickie (“El plato del precoz”). Los creadores de estas marcas, sin duda, ignoraban las posibles interpretaciones de carácter sexual que podían tener estas construcciones gramaticales. Algunos residentes extranjeros suelen irritarse por el hecho de que los préstamos léxicos parezcan demasiado a menudo utilizados sólo para designar temas negativos. Una palabra que goza de poca estima es la denominada risutora (del inglés restructuring, o “reestructuración”), ya que suele implicar despidos de trabajadores. Del mismo modo, si bien hay una expresión japonesa para definir el acoso sexual, seiteki iyagarase, los medios de comunicación lo denominan, sin excepción, seku-hara (del inglés sexual harassment). Sin duda, los medios de comunicación adoptan un papel preponderante en la difusión y aceptación de este peculiar “idioma”. La sociedad suele aceptar como válido todo aquello que aparece en televisión, se difunde por las radios o se publica a través de páginas oficiales de internet y, en el caso del Janglish, no podía ser de otra...

Leer más