Geografia física y humana de Japón

En este artículo presento algunas nociones básicas de geografía física y humana de Japón que os ayudaran a situar mejor el país asiático. Al mismo tiempo, os acercaran a una realidad muchas veces necesaria para entender algunos de los secretos que entraña la sociedad nipona.

Japón desde hace miles y miles de años es un archipiélago. El hecho de encontrarse separado del continente ha influenciado en la forma de vivir de sus habitantes y mucha gente habla de que los japoneses tienen valores y costumbres nacidas de su insularidad. El país se sitúa en les coordenadas 36 º 00’ N i 138 º 00’ E y cómo si de un dragón se tratase se extiende de norte a sur en la costa oriental del Continente asiático.

En cuanto a la geografía física y humana de Japón, el país cuenta con una superficie terrestre de unos 377.829 qm2, solo un poco más extenso que Finlandia y con la mayor parte del territorio ocupada por las cuatro islas más importantes. De norte a sur: Hokkaidô, Honshu, Shikoku y Kyûshû. Además de otras islas menores cómo Kunashiri, Etorofu y Habonai, al norte, y Ogasawara y Okinawa, las islas más al sur. Si de demografía hablamos, Japón cuenta con la séptima población del mundo, 127 millones de habitantes. La esperanza de vida de los japoneses es la más alta del mundo y no es extraño ver índices de población en los cuales los jubilados de más de 65 años se han convertido en la franja de edad más representativa.

geografia fisica y humana de japon

La urbanidad de la sociedad japonesa

Nos encontramos delante de un país, en el cual dos terceras partes de su territorio la conforman zonas de montaña y solo el 13% son llanuras aluviales con capacidad para llevar a cabo la agricultura. Un hecho de suma importancia a lo largo de toda la historia de Japón, ya que el control de las zonas fértiles se convirtió en un argumento de fuerza y poder para una sociedad basada en la agricultura y más concretamente en un cereal que necesita de grandes extensiones de terreno para ser cultivado, el arroz.

La distribución de la población sobre el terreno marca el estudio de la geografía física y humana del país asiático que ha ido cambiando a lo largo de los siglos según fuera la base económica del mismo. Actualmente, más del 40% de los japoneses viven en el llamado triangulo japonés: Tokio-Kioto-Osaka. La capital del país, Tokio, aún sin contar con el 2% del área total del país aglutina el 23,4% de la población nipona con más de 12 millones de habitantes y su área metropolitana llega hasta los 33,4 millones.

tokyo y la urbanidad nipona

Los terremotos: protagonistas de la geografía física y humana de Japón

Japón se encuentra en la convergencia de distintas placas tectónicas, un hecho que va acompañado de gran actividad volcánica y constantes terremotos. Y es que si hablamos de geografía física y humana de Japón, los desastres naturales se convierten en elementos protagonistas. Los más conocidos son el terremoto de Tokio, que causó la muerte de 140.000 personas, y el de Kobe en 1995, que terminó con la vida de más de 6.000 japoneses.
Además, Japón cuenta con un total de 188 volcanes que en un momento u otro de la historia estuvieron activos. El más conocido es el Monte Fuji, con 3.776 metros de altura y que se ha convertido en símbolo nacional y orgullo de todos los nipones.

Japón es un país climáticamente muy peculiar, en el cual las estaciones se distinguen claramente por fenómenos meteorológicos que se suceden a lo largo del año. Pocas veces los cambios de estación llegan con retraso. La situación geográfica del país provoca que una de sus características más notables sea la amplia gama de temperaturas anuales y a su vez, la gran cantidad de precipitaciones provocadas por los vientos del monzón que llegan del continente asiático.

Así pues, en Japón encontramos climas muy variados. Desde las temperaturas tropicales de Okinawa, pasando por las temperaturas temperadas de la gran isla de Honshu y terminando por un clima frío y húmedo al norte, en la isla de Hokkaido. Teniendo en cuenta sus características climáticas, la mejor época para viajar al país nipón es durante los meses de abril-mayo, ya que el calor se soporta y no hace frío en exceso además de que no suele llover. Los meses de junio-julio son considerados el período de lluvias, en agosto el calor provocado por la humedad que deja el monzón de verano se hace insoportable y en septiembre-octubre es la época de tifones.

Author: Periodista en Japón

Periodista especializado en Asia Oriental, apasionado del Marketing Digital, la Comunicación y Japón

Share This Post On

1 Comment

  1. me ha encantado el articulo felicidades

    Post a Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *