Los autobuses en Japón

Una de las cuestiones que más me sorprendió de mi primera visita a Japón fue la forma de subir y pagar en los autobuses.  En España, y en muchos países de Europa, subimos al autobús por la puerta delantera y seguidamente pagamos el billete, ya sea directamente al conductor o bien introduciendo el bono correspondiente en una máquina.  Además el precio del billete acostumbra a ser siempre el mismo independientemente de la distancia recorrida.

En Japón esta liturgia es completamente distinta y no son pocas las situaciones rocambolescas y conflictivas que pueden llegarse a ver en un autobús. Para empezar, subimos al transporte público por la puerta trasera y deberemos pagar, con la cantidad justa, una vez llegados a nuestro destino. Introducimos el dinero en una máquina que cuenta las monedas al instante indicando al conductor si se ha efectuado el pago justo. La máquina dispone de varios orificios. En la parte superior, el espacio para arrojar las monedas y validar de forma magnética nuestro bono de autobús. En la parte frontal dispone de una ranura para introducir el bono de autobús, un orificio para el cambio de monedas y otra ranura que tiene la misma función para los billetes de 1000 yenes.

Las diferencias no terminan aquí y es que durante el tiempo que he vivido en Japón he tenido la oportunidad de subirme a autobuses con formas de pago distintas. En Kioto, por ejemplo, el billete cuesta 220 yenes (unos dos euros), en cambio, en Miyazaki, el precio del billete variará dependiendo del número de paradas recorrido, de la distancia. En este caso, al subir al autobús deberemos coger un papelito que nos indica el número de parada  y durante el trayecto, estar pendientes de un panel situado a la altura de la cabeza del conductor para conocer el precio del billete.
Otra cosa que sorprende de los autobuses japoneses es el propio conductor. Siempre ataviado con uniforme y guantes blancos nos ira indicando el nombre de las paradas, el momento en que arranca y frena el vehículo  y si hay giros bruscos. Es decir, el conductor no solamente se encarga de conducir el autobús durante el trayecto sino que durante el mismo está pendiente de la comodidad y la seguridad de los pasajeros. Algo estrechamente ligado al cumplimiento de las normas sociales del pueblo japonés.
Sin duda toda una aventura para todos aquellos recién llegados a Japón.

Author: Periodista en Japón

Periodista especializado en Asia Oriental, apasionado del Marketing Digital, la Comunicación y Japón

Share This Post On

4 Comments

  1. Nosotros utilizamos el autobús en Kyoto, y no teníamos ni idea de como funcionaba. El conductor debía tener un mal día porque no pareció por la labor de explicarnos nada, pero un amable señor nos hizo una demostración y sin problema!

    Post a Reply
    • La verdad es que a veces los conductores no es que tengan demasiada paciencia, más en sitios tan turísticos como Kioto donde hay tantísimo turista. Estas pequeñas cosas pueden sorprender y crear situaciones incómodas.

      Post a Reply
  2. Hola,

    ¡Qué entrada tan interesante!
    Me ha gustado mucho ya que estudio japonés y es bueno conocer a dondo la cultura para comprender mejor el idioma.
    Un saludo,

    Post a Reply
    • Gracias por el comentario Paprika. Como dices conocer la parte cultural de un idioma siempre te va a servir para entender más cosas durante el estudio. ¡Saludos!

      Post a Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *