Los grandes conglomerados económicos: los keiretsu (1)

Entender los mecanismos que llevaron a Japón a convertirse en la segunda potencia mundial después de la derrota en la guerra no es tarea fácil. Sin embargo, el conocido por muchos como “milagro japonés” no hubiera sido posible sin la existencia de un conjunto de peculiaridades dentro del sistema económico y social del país asiático. Las grandes corporaciones empresariales tuvieron un papel preponderante en el renacer económico del país y es por eso que me gustaría dedicar un par de artículos a su idiosincrasia. Además, he creído oportuno basar mi exposición a modo de comparación con Corea, país que siguió los pasos marcados por su vecino asiático y que a día de hoy, enero de 2010, y gracias a ello está a punto de superar a España dentro del ranking de economías mundiales.

En el caso de Japón encontramos los zaibatsu: conjunto de empresas controladas por un holding y dirigidas por las familias fundadoras siguiendo los principios confucianistas de jerarquía, lealtad y bien común. Estas estaban ligadas al gobierno japonés y a sus decisiones. Desaparecieron con la llegada de las tropas del general MacArthur al país después de la derrota en la guerra.

pictures.4ever.eu-tokyo-night-city-lights-158076

Durante la posguerra los zaibatsu renacieron bajo el nombre de keiretsu: uno de los objetivos principales de los americanos a su llegada al archipiélago después de la guerra, fue la de terminar con el entramado empresarial japonés, que según ellos había financiado la expansión del imperio durante las primeras décadas del siglo XX. No obstante, los años 60 y 70 verían crecer otra vez grandes núcleos corporativos, que empezaban a tener presencia en diversas ramas de la economía. Sucesores de los zaibatsu, los nuevos keiretsu estaban mucho más ligados a bancos y al sector financiero y no tanto al gobierno, aunque seguían manteniendo una estrecha relación con el MITI (Ministerio de Comercio e Industria).

En el caso de Corea aparecieron los cheabol: una mezcla surgida de elementos propios de los zaibatsu y de los keiretsu. Los cheabol, toman la forma de las organizaciones aparecidas después de la guerra en Japón y a su vez están controladas por las grandes familias. Un hecho que demuestra la importancia de las ideas confucianas en ambos países, donde el respeto por los superiores y la idea de familia se convierten en uno de los motores de la sociedad.

tumblr_mekfvvJOjK1qfvrzvo1_1280

La aparición de un sistema empresarial basado en grandes holdings económicos fue uno de los puntos clave para el crecimiento de Japón y de Corea. Pensar antes en el bien común que en las necesidades individuales. De algún modo podríamos hacer referencia al concepto de “mano invisible de Adam Smith: ayudar al progreso de la nación al final repercutirá en una mejora de los intereses individuales. Para ello, el sistema de conglomerados empresariales consiguió mantener una estrecha relación con el sistema político y financiero, que a su vez “aconsejaba” (influía y a veces hasta ordenaba) aquello que era mejor para la economía en un determinado momento.

En el próximo artículo presentaré semejanzas y diferencias entre keiretsu y cheabol.

Author: Periodista en Japón

Periodista especializado en Asia Oriental, apasionado del Marketing Digital, la Comunicación y Japón

Share This Post On

4 Comments

  1. Acabo de conocer tu blog y tiene muy buen aspecto y contenido. Ya tienes un seguidor. Saludos

    Post a Reply
    • Muchas gracias por el comentario Eddy. Espero que vayas siguiendo el blog. Saludos.

      Post a Reply
  2. Te felicito, por tu articulo, este tipo de lectura en español en america latina es poco conocida, para leer del tema tiene que verlo en ingles principalmente, cuenta con un colaborar en el tema de asia y america latina.

    Post a Reply
    • Muchas gracias por el comentario y por leer mi blog. La verdad es que intento escribir sobre todos los aspectos que rodean al país asiático y no quedarme en lo superficial. Comentarios como el tuyo me motivan para seguir adelante con el blog.

      Post a Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *