Raiden, el Dios del Trueno

Muchas son las leyendas japonesas que tienen como protagonistas a elementos naturales. La religión autóctona del país asiático, el sintoísmo, evoca multitud de relatos donde la naturaleza es representada en forma de deidades antropomórficas. Es el caso del protagonista del artículo de hoy, Raiden, el Dios del Trueno.

El Dios del Trueno, Raiden, generalmente se representa como una figura de piel rojiza con rostro de demonio. Tiene dos garras en cada pie y a su espalda lleva una gran rueda o arco de tambores. A menudo aparece en compañía de Fugin, Dios del Viento, o de su hijo, Raitaro.

raiden dios del trueno

Cuenta la leyenda que cuando los mongoles intentaron invadir el archipiélago japonés, se desató una gran tormenta que hundió la flota enemiga. Sólo se salvaron tres hombres. El arte del país asiático muestra con frecuencia el favor de Raiden, el Dios del Trueno, para con el pueblo nipón y, en multitud de ocasiones, aparece como protagonista de pinturas y retratos. Suele escenificarse encima de las nubes, lanzando relámpagos y flechas sobre los invasores.

El Dios del Trueno en otros culturas

En China el Dios del Trueno se considera una deidad que siempre persigue personas malvadas. Cuando las encuentra, la Diosa del Relámpago deslumbra con su espejo a aquellos a los que Raiden desea castigar con su trueno. Son castigados sin piedad.

Raiden ha conseguido entrar, también, dentro de la cultura occidental a través de algunos videojuegos como Mortal Kombat, donde hace pareja con Fujin, o en Metal Gear Solid 2, donde da nombre a uno de los protagonistas principales de la aventura de Hideo Kojima. Así mismo, es representado en el manga de Naruto y también hizo acto de presencia como enemigo en la obra de Eichiro Ôda, One Piece.

raiden dios del trueno metal gear solid

Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón. F. Hadland Davis. Satori Ediciones. 2008.

Author: Periodista en Japón

Periodista especializado en Asia Oriental, apasionado del Marketing Digital, la Comunicación y Japón

Share This Post On

2 Comments

    • Gràcies per l’apreciació. Salutacions!

      Post a Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *