El futuro del sake en Japón

Hace un par de semanas, la organización gubernamental The Cool Japan Public-Private Partnership Plattform Project celebró en la localidad de Nagano, capital de la prefectura homónima conocida como “los Alpes japoneses”, un simposio para debatir en profundidad sobre la actualidad del sake en Japón. El foro tuvo como principal objetivo analizar y desarrollar un modelo de negocio óptimo que permita impulsar la popularidad de esta bebida milenaria en el extranjero. Los asistentes, todos ellos expertos internacionales en la materia, fueron invitados por la organización del certamen al denominado sake tour. Una ruta de cuatro días alrededor del archipiélago asiático,  donde conocerían los entresijos de la elaboración de la bebida de la mano de los mayores productores del país.

internacionalizacion sake japon

@Voyapon_es

El sake en Japón también es cosa de mujeres

No es de extrañar que el evento tuviera lugar en Nagano. Se trata de la segunda prefectura en cuanto a producción de sake tan solo superada por Niigata. De entre las muchas localidades de la región dedicadas a la elaboración del licor de arroz, la ciudad de Ueda, a hora y media de viaje en shinkansen desde Tokio, cuenta con una docena de productoras. De entre todas ella destaca la destilería de la familia Okazaki, fundada en 1665 y dirigida por Midori Okazaki. Que una mujer ocupe el cargo de toji (杜氏), o maestro del sake, es algo extremadamente raro en Japón y es que se considera una posición destinada exclusivamente al género masculino. El destino hizo que las posibles herederas de la productora de sake, Okazaki Shuzo, fueran tres niñas así que Midori tomó la decisión de hacerse cargo del negocio familiar. Una empresa que, aunque hoy en día sigue a nombre de sus padres, la gestionan ella y su marido Kenichi.

Por su parte, Kenichi, oriundo de Saitama, población al norte de Tokio, decidió adoptar el apellido de su mujer al casarse. Se conocieron en la Universidad de Agricultura de Tokio, se enamoraron y se mudaron al barrio más antiguo de Ueda, residencia de los padres de Midori. Con Kenichi Okazaki, el futuro de la destilería queda asegurado.

destileria okazaki sake en japon

@Voyapon_es

La dificultad de elaborar sake en Japón

Esta bonita historia familiar no puede ocultar las dificultades que pasan la gran mayoría de productores de sake en Japón. Y es que el consumo de la bebida alcohólica en el país asiático ha ido disminuyendo a lo largo de los años. Una tendencia que se acentúa en las grandes ciudades, donde los jóvenes apenas beben este licor en pro de la cerveza o los cócteles. En la actualidad, hay menos de mil empresas productoras de sake en Japón cuando tras la Segunda Guerra Mundial se superaron las 4.000 destilerías activas.

Según Kenichi Okazaki, es muy complicado encontrar jóvenes que quieran dedicarse al cultivo de arroz y, por ende, a la elaboración del sake en Japón. La intención de la empresa Okazaki Shuzo es la de obtener la bebia mediante el propio cultivo del cereal y, además, hacerlo mediante el sistema de terrazas escalonadas. Aunque el método pueda parecer óptimo, nada más lejos de la realidad. Debido a la imposibilidad de usar maquinaria en este tipo de terrenos, la recolección del arroz debe hacerse de forma manual y esto dificulta la labor de los empleados. Midori lo tiene claro: “Queremos utilizar los mismo métodos clásicos que nuestros ancestros empleaban antiguamente”.

La pasión y el esfuerzo que esta pareja de japoneses imprime a la elaboración del sake son, sin duda, señas de identidad de la destilería Okazaki Shuzo en Ueda, prefectura de Nagano.

Author: Periodista en Japón

Periodista especializado en Asia Oriental, apasionado del Marketing Digital, la Comunicación y Japón

Share This Post On

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *