Se desborda el agua radiactiva de Fukushima Daiichi
Oct21

Se desborda el agua radiactiva de Fukushima Daiichi

Parece que las fuertes lluvias registradas los últimos días en la región japonesa de Tôhoku (al noreste del archipiélago) han afectado a la central nuclear de Fukushima. Según informan fuentes de TEPCO (compañía eléctrica encargada del mantenimiento de la planta nuclear) se esperaba que cayesen entre 30 y 40 milímetros de lluvia en las inmediaciones de la central nuclear pero, finalmente, se registraron alrededor de 127 milímetros provocando el fallo de los mecanismos para achicar el agua. “Intentamos bombear el agua, pero no fue suficiente”, afirmaba un portavoz de TEPCO a la agencia de noticias EFE y añadía: “en estos momentos estamos investigando el desborde, aún no tenemos conocimiento de la cantidad de agua ni descartamos que una parte se haya podido filtrar al océano“. Los técnicos registraron lecturas máximas de 710 bequereles por litro de radiación en el agua desbordada, unas 24 veces más que el tope de 30 bequereles por litro de sustancia contaminada establecido por el Gobierno. El paso del devastador tifón Wipha por Japón (con 27 víctimas a su paso) obligó a los operarios de la central nuclear a poner en marcha un sistema de emergencia para contener las fuertes lluvias y rachas de viento. Como parte del operativo, TEPCO procedió a abrir las válvulas de drenaje y vertió al mar líquido contaminado con índices radiactivos permitidos por la Agencia de Regulación Nuclear de Japón (NRA). Un problema que se suma a los errores humanos que, en el último mes, han sido la causa de varias fugas masivas de agua radiactiva en las costas de Fukushima. Parece que la crisis nuclear iniciada aquél fatídico 11 de marzo de 2011 aún está lejos de...

Leer más
Los turistas vuelven a Japón
Mar13

Los turistas vuelven a Japón

Las 700.000 personas que visitaron Japón el pasado mes de enero auguran un aumento significativo del turismo para este 2012. El objetivo es captar cerca de 19 millones de visitantes para finales de año según datos de la Agencia de Turismo de Japón. La principal causa de la disminución del turismo no fue otra que el terremoto del 11 de marzo, más concretamente el incidente nuclear que provocó una caída de más del 70% de visitantes. Un hecho que supuso un fuerte retroceso de los ingresos del país sumándose a las dificultades de mejora y recuperación económica. Con todo, el apoyo de la comunidad internacional ha sido esencial para que la imagen del país deje de estar estigmatizada por las secuelas del desastre. Para hablar del turismo como motor de mejora económico, Japón acogerá por primera vez, entre el 16 y el 19 de abril, el Foro de Davos de Turismo en las ciudades de Tokio y Sendai. Una gran oportunidad para corroborar este aumento sustancial de visitantes a un país que ya mira hacia el futuro. La recuperación general de Japón después del 11 de marzo está siendo mejor de la esperada y ayudados por un marketing contundente el país parece estar listo otra vez para los negocios. La campaña Thank you, lanzada por las instituciones niponas, ha servido para conmemorar el aniversario del desastre de Fukushima y agradecer el apoyo exterior recibido durante estos meses. Un ejercicio para atraer y fomentar el turismo con iluminación en las principales ciudades, entradas gratuitas a instalaciones turísticas, una guía especial para los nuevos visitantes y carteles de la campaña son algunas de las ofertas que se pueden encontrar dentro de esta iniciativa. Noticia extraída del la web del La Vanguardia del 12 de marzo de...

Leer más
Un año después
Mar11

Un año después

Y pasó un año. Un año de dolor. De dolor por la pérdida de las 15.846 víctimas; dolor por la desaparición de más de 3.000 personas; dolor por los miles de familias que perdieron su hogar y, en definitiva, el dolor de un país que sufrió el pasado 11 de marzo la mayor catástrofe natural de su historia. Dicen que el tiempo todo lo cura, que cierra cicatrices del pasado. Japón ya se ha resarcido de grandes desastres en los últimos 100 años: las bombas nucleares, los terremotos de Kanto(1923) y Kobe (1995), el ataque terrorista con gas sarín en el metro de Tokio (también en 1995), son la muestra más reciente de estas ganas de mirar hacia adelante del pueblo nipón. El tsunami, consecuencia directa del terremoto de 9,1 grados en la escala Richter, dejó a su paso un escenario desolador de muerte y destrucción. La región del norte de la isla de Honshu, la región de Tohoku, fue la más castigada. Las prefecturas de Chiba, Ibaraki, Miyagi, Fukushima entre otras se llevaron la peor parte. La central nuclear de Fukushima Daiichi quedó gravemente dañada por el tsunami , provocando la mayor catástrofe atómica desde Chernóbil. Los efectos del desastre siguen presentes un año después. Se mantiene un radio de evacuación de 20 kilómetros alrededor de la central. Los baremos de contaminación en alimentos se han disparado en los cultivos de la zona, poniendo en peligro la seguridad de centenares de miles de japoneses y multitud de familias ven con pesar que nunca podrán volver a sus hogares. Todo Japón se plantea la misma pregunta: ¿Y ahora qué? ¿Qué va a pasar con el futuro nuclear del país? En el último año las manifestaciones en contra de la energía nuclear se han intensificado. La mala gestión del incidente nuclear por parte de TEPCO, compañía eléctrica encargada de Fukushima Daiichi, juntamente con la toma de decisiones poco acertadas desde el ejecutivo de Naoto Kan han conseguido que el pueblo japonés alce la voz. La geografía física de Japón lo convierte en un país deficitario en energía eléctrica. Antes del fatídico incidente Japón era el tercer país que mayor uso hacia de la energía nuclear , a través de los 54 reactores repartidos por todo el archipiélago. En la actualidad sólo dos de ellos siguen en pleno funcionamiento y desde el nuevo gobierno de Yoshihiko Noda se ha puesto en marcha una hoja de ruta que permitirá desmantelar todas las centrales del país en un plazo de 50 años. Todas estas medidas, presentadas por los organismos de poder japonés parecen no satisfacer a una sociedad históricamente poco combatiente desde el punto...

Leer más
El sonido de un terremoto
Mar08

El sonido de un terremoto

Científicos de Estados Unidos han conseguido convertir las ondas sísmicas del terremoto que azotó Japón el pasado 11 de marzo en archivos de audio. El terremoto, de 9 grados en la escala de Richter, fue el cuarto más potente registrado desde 1900 y el más estudiado de la historia. La disposición de Japón de compartir sus datos con el resto del mundo juntamente con la ayuda de los registros de miles de sismógrafos han permitido a los científicos convertir las ondas sísmicas en archivos de audio capaces de reproducir el sonido del temblor. En la grabación se pueden apreciar las diferencias en la intensidad y la amplitud y a su vez observar los cambios de frecuencia sísmicos. Según desde donde se midieran las ondas sísmicas y prestando atención uno puede llegar a oír un gigantesco trueno, unos fuegos artificiales e incluso el estallido de las palomitas al hacerse. En el archivo de audio están representadas las ondas sísmicas más potentes, y es que el oído humano tan sólo es capaz de captar sonidos de una frecuencia comprendida entre los 20 herzios y los 20 kiloherzios. Para conseguir el sonido del terremoto, los científicos reprodujeron los datos a una velocidad mayor para aumentar la frecuencia hasta niveles audibles, lo que también permite escuchar en unos pocos segundos los datos recogidos durante varios minutos u horas. La grabación que podréis escuchar reproduce el sonido de las ondas sísmicas captadas a 144 kilómetros del epicentro del terremoto. En ella el temblor principal se asemeja al ruido de un trueno, seguido de pequeñas explosiones que se corresponden con las réplicas a medida que se ajustan las placas tectónicas, unos movimientos que seguramente se prolongarán durante años. En este enlace podréis escuchar la grabación Noticia extraída del la web del La Vanguardia del 7 de marzo de...

Leer más
15 meses después… nuevo primer ministro (2)
Ago30

15 meses después… nuevo primer ministro (2)

Yoshida Noda toma el control de la tercera potencia mundial en tiempos complicados, cuando el país se encuentra inmerso en una compleja reconstrucción de la región del nordeste del país, afectada por las catástrofes naturales del pasado 11 de marzo. Las medidas son lentas, hecho que desespera a los habitantes de la zona, que siguen viviendo en condiciones muy complicadas. La crisis nuclear de Fukushima sigue sin resolverse, así como el debate sobre el futuro de la energía nuclear en el país. Japón es el segundo país más dependiente de la energía atómica del mundo después de Francia. A todo ello se suma una economía estancada, con un déficit público que algunos organismos internacionales estiman que este año podría llegar al 11% del PIB y una deuda pública que se sitúa en torno al 220% del PIB, lo que convierte a Japón en el país desarrollado más endeudado del planeta. Un momento complicado para el país del sol naciente, tanto a nivel económico cómo social, y es que Japón tendrá que encontrar en breve una solución al exponencial envejecimiento de la población y al coste que supondrá pagar las jubilaciones. El futuro mandatario japonés es partidario de subir los impuestos para sanear el gran déficit y la abultada deuda pública de la tercera potencia mundial, así como de revisar la política...

Leer más