Escapada a Yakushima
Sep14

Escapada a Yakushima

En el artículo de hoy recordaremos el viaje a la pequeña isla meridional de Yakushima. Patrimonio de la humanidad, se ha convertido en un verdadero paraíso natural albergando, además, uno de los árboles más longevos del mundo. Desde que llegué a Miyazaki, no había tenido aún la oportunidad de hacer turismo por la isla de Kyûshû (九州), las más meridional de las cuatro que forman el archipiélago japonés y característica por sus bellos paisajes naturales. Así pues, durante la Golden Week (del 27 de abril al 6 de mayo) decidí hacer una escapada de tres días a la pequeña isla de Yakushima (屋久島). La isla, con forma de pentágono irregular, se encuentra a unos 60 kilómetros de Kagoshima (鹿児島) y, con apenas 15.000 habitantes, Yakushima posee uno de los ecosistemas menos alterados por el hombre hasta el momento. Fauna y flora conviven en armonía con el ser humano, que se ha encargado de proteger este entorno natural desde que llegó a la isla. A su vez, los frondosos bosques y las transparentes aguas de Yakushima, que sirvieron de inspiración al director Hayao Miyazaki para crear los bellos parajes de La princesa Mononoke, albergan en su interior más de 300 especies autóctonas de plantas y animalesque no han sido catalogadas en ningún otro rincón del planeta. Un hecho que no pasó desapercibido por la Unesco, quién en 1993 declaró parte de la biosfera de la isla Patrimonio de la Humanidad. Dentro de las especies protegidas por la Unesco se encuentra el llamado Cedro de Yakushima(屋久杉). Un árbol que sólo crece en la isla (a partir de cierta altitud) y que desde hace años se ha convertido en un verdadero reclamo turístico. Miles y miles de japoneses visitan cada año los bosques de Yakushima para contemplar la majestuosidad de estos árboles milenarios. Y, sin lugar a dudas, de entre todos ellos destaca el Cedro Jômon (縄文杉), el más viejo de los Cedros de Yakushima. Los expertos calculan que nació hace más de 2.500 años durante el neolítico japones, también llamado época Jômon, de ahí su nombre Para poder ver este ejemplar único, es necesario emprender un largo camino y es que se encuentra situado a gran altitud. Es por ello que decidí contratar un guía y vivir mi primera experiencia con el trekking. A las cuatro de la mañana me recogieron del hostal para llevarme a los pies de una de las montañas que conforman la geografía de Yakushima. Me disponía, junto a una familia japonesa, y a otros centenares de intrépidos (sí, más preparados que yo) a emprender un largo camino para observar, in situ, al majestuoso Cedro Jômon. Durante las diez horas de camino hubo tiempo para todo, incluso para discutir de economía con el padre de familia. Quedé fascinado por la belleza de los parajes naturales de Yakushima y es que...

Leer más
Historias de gatos (4)
Sep22

Historias de gatos (4)

Esa misma noche Ito Soda decidió ir a la habitación de la criatura para acabar con ella. Ordenó que ocho vasallos le esperasen fuera y que, si era necesario, entraran para matarla. A la hora acordada Soda fue a los aposentos de la dama con la excusa de llevar un mensaje del príncipe. ¿Qué dice el mensaje?, preguntó la criatura. Por favor, lea esta carta, replicó Soda y acto seguido desenvainó su espada para matarla. La falsa O-Toyo agarró una lanza e intentó matar a su adversario. Golpe tras golpe lucharon pero, cuando se dio cuenta que la huida era su única salida, la hermosa doncella se convirtió en gato y, de un salto, subió al tejado. Los ocho hombres que esperaban fuera dispararon sus flechas al animal pero la criatura pudo esquivarlas. El gato huyó a las montañas a toda velocidad y continuó causando problemas a la gente de la vecindad, pero, finalmente, fue sacrificada durante una cacería ordenada por el príncipe de Hizen. Pocos días después el príncipe se recuperó completamente y recompensó a Ito Soda con todo el honor y toda la riqueza que...

Leer más
Historias de gatos (3)
Sep21

Historias de gatos (3)

Ito Soda, aún despierto, observó que las puertas correderas de la habitación se deslizaban sigilosamente y, tras unos segundos, una hermosa mujer entraba con cautela. Sonrió maliciosamente al ver a los vasallos dormidos y estaba a punto de acercarse al príncipe cuando se fijo en Ito Soda. Habló educadamente con él y se acercó al príncipe para preguntarle cómo se encontraba, pero el joven se encontraba demasiado débil para responder. Ito Soda observó todos y cada uno de los movimientos de la dama, le dio la impresión de que trataba de embrujar al príncipe pero, debido a su soñoliento estado, tuve que resignarse sin lograr su objetivo. Por la mañana los vasallos se despertaron y descubrieron, avergonzados, como Ito Soda había resistido al sueño. Los consejeros alabaron al joven por su lealtad y su resolución y le ordenaron que vigilara de nuevo la noche siguiente. Así lo hizo. Una vez más comprobó como la falsa O-Toyo entraba en los aposentos del enfermo y volvía a salir frustrada por no haber podido embrujar al príncipe. Muy pronto, gracias a la vigilancia de Soda, el príncipe pudo volver a dormir con tranquilidad y, sorprendentemente, fue mejorando pues la falsa O-Toyo, al haber sido descubierta en dos ocasiones, dejó de molestar al leal vigilante. Ito Soda, preocupado por estos sucesos, informó a los consejeros de que la dama llamada O-Toyo debía de ser algún tipo de...

Leer más
Historias de gatos (2)
Sep20

Historias de gatos (2)

Irremediablemente el príncipe empeoró y no quedó más remedio que designar a un sacerdote para rezar por su espíritu. Fue Ruiten el encargado de esta labor. Una noche, mientras estaba concentrado en sus oraciones, escuchó un ruido extraño procedente del jardín. Cuando miró por la ventana, vio que se trataba de un joven soldado que se estaba lavando. Cuando terminó sus abluciones, se quedó frente a la estatua de Buda y rezó ardientemente por la recuperación de su señor. Ruiten, conmovido por su lealtad, le invitó a entrar en su cuarto y le preguntó cómo se llamaba. Me llamo Ito Soda –dijo el joven-, y sirvo en el ejército de Nabeshima. He sabido de la enfermedad de mi señor y deseo servirle hasta el último momento, pero como soy de bajo rango no es posible que me permitan acceder a él así que rezo para que Buda salve la vida de mi señor. Creo que el príncipe de Hizen ha sido encantado y, si puedo permanecer a su lado, lograré encontrar ese poder maligno que causa su enfermedad. Ruiten, impresionado por las palabras del joven, consultó al día siguiente a uno de los consejeros y, tras un largo debate, se acordó que Ito Soda podría montar guardia junto con los cien vasallos. Ito Soda entró en los aposentos reales y vio a su señor durmiendo en el centro de la habitación, mientras los cien vasallos cantaban con la esperanza de mantenerse despiertos. Sin embargo, a las diez en punto y, a pesar de todos sus esfuerzos, el sueño se apoderó de ellos.Ito Soda intentó mantener los ojos abiertos pero sus párpados eran más y más pesados. Se dio cuenta de que si quería permanecer despierto debería recurrir a medidas más drásticas. Puso un papel impermeable bajo su pierna y hundió su daga en el muslo. El dolor venció al sopor durante un tiempo, pero después volvió a sentir que sus ojos se cerraban. Decidido a romper el hechizo que había derrotado a los vasallos, giró la daga para causar más dolor mientras la sangre continuaba cayendo sobre el...

Leer más
Historias de gatos (1)
Sep19

Historias de gatos (1)

Siguiendo con el último artículo sobre mitología donde hablaba de los gatos, hoy os presento el primer capítulo de una intrigante historia de felinos. El gato vampiro El príncipe de Hizen, un distinguido miembro de la familia Nebeshima, paseaba por el jardín en compañía de O-Toyo, la favorita de entre todas sus damas. Cuando el sol se ocultó, se retiraron al palacio pero no se dieron cuenta de que un gran gato les seguía. O-Toyo fue a su habitación y pronto se durmió. A la medianoche se despertó de repente y miró a su alrededor, como si intuyera una presencia extraña en su cuarto. Al final distinguió en la oscuridad un gato enorme acechando muy cerca de ella. Antes de que pudiera gritar pidiendo ayuda, el gato saltó sobre ella y la estranguló. Después el felino excavó un hoyo bajo el porche, enterró el cuerpo de la joven y asumió su forma. El príncipe, desconocedor de la tragedia, continuó enamorándose de la falsa O-Toyo, sin saber que estaba acariciando una bestia feroz. Poco a poco el príncipe comenzó a darse cuenta de que sus fuerzas decaían, hasta que un día cayó gravemente enfermo. Los médicos intentaron aliviar su dolencia pero no pudieron dar con un remedio eficaz. Observaron que el paciente sufría más por las noches y que terribles sueños los acosaban. Decidieron que cien de sus vasallos se sentarían junto a su señor para vigilar su sueño. Los vigilantes entraron en la habitación del enfermo y se acomodaron pero justo después de las diez fueron presa de un misterioso sopor y se durmieron. Entonces la falsa O-Toyo se deslizó dentro de la habitación e incomodó a velar a su señor pero siempre caían rendidos a la misma hora. Incluso sus tres consejeros más leales y valientes sufrieron esta experiencia. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japon. F. Hadland Davis. Satori Ediciones....

Leer más