Raiden, el Dios del Trueno
Mar15

Raiden, el Dios del Trueno

Muchas son las leyendas japonesas que tienen como protagonistas a elementos naturales. La religión autóctona del país asiático, el sintoísmo, evoca multitud de relatos donde la naturaleza es representada en forma de deidades antropomórficas. Es el caso del protagonista del artículo de hoy, Raiden, el Dios del Trueno. El Dios del Trueno, Raiden, generalmente se representa como una figura de piel rojiza con rostro de demonio. Tiene dos garras en cada pie y a su espalda lleva una gran rueda o arco de tambores. A menudo aparece en compañía de Fugin, Dios del Viento, o de su hijo, Raitaro. Cuenta la leyenda que cuando los mongoles intentaron invadir el archipiélago japonés, se desató una gran tormenta que hundió la flota enemiga. Sólo se salvaron tres hombres. El arte del país asiático muestra con frecuencia el favor de Raiden, el Dios del Trueno, para con el pueblo nipón y, en multitud de ocasiones, aparece como protagonista de pinturas y retratos. Suele escenificarse encima de las nubes, lanzando relámpagos y flechas sobre los invasores. El Dios del Trueno en otros culturas En China el Dios del Trueno se considera una deidad que siempre persigue personas malvadas. Cuando las encuentra, la Diosa del Relámpago deslumbra con su espejo a aquellos a los que Raiden desea castigar con su trueno. Son castigados sin piedad. Raiden ha conseguido entrar, también, dentro de la cultura occidental a través de algunos videojuegos como Mortal Kombat, donde hace pareja con Fujin, o en Metal Gear Solid 2, donde da nombre a uno de los protagonistas principales de la aventura de Hideo Kojima. Así mismo, es representado en el manga de Naruto y también hizo acto de presencia como enemigo en la obra de Eichiro Ôda, One Piece. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón. F. Hadland Davis. Satori Ediciones....

Leer más
Fantasmas y demonios en Japón
Feb22

Fantasmas y demonios en Japón

Japón se ha caracterizado siempre por ser una cultura de fuertes raíces mitológicas. Los cuentos y leyendas de fantasmas y demonios en Japón están ligados, en gran medida, al sintoísmo, religión autóctona del país asiático. El culto que profesan a esta creencia ha permitido que, a lo largo de los años, surgieran gran cantidad de historias de fantasmas y demonios en Japón. Fantasmas y demonios en el Japón actual Si de fantasmas y demonios hablamos Japón es, sin duda, una de las sociedades donde más importancia se les da. Si viajas por el país en pleno verano, probablemente veas que la televisión, los cines, teatro clásico como el Kabuki o los parques de atracciones presentan su cuota anual de de fantasmas y demonios en Japón. Los habitantes del archipiélago dicen que el antídoto perfecto contra el calor bochornoso es un buen escalofrío, y debe serlo, porque la tradición de dedicar el verano a los espíritus se remonta a unos 1.500 años. El ejercito de espíritus, fantasmas y demonios en Japón, que incluye a varias especies de duendes y demonios, así como los espíritus de humanos, de animales e incluso de árboles o sombrillas, es uno de los más amplios del mundo. En conjunto se conoce como bakemono (obake abreviando), que significa “monstruos”. Las historias de fantasmas y demonios del imaginario japonés suelen empezarse a contar a mediados de julio, cuando da comienzo el Obon, festival budista de un mes de duración que conmemora a los muertos. Aún así, muchos tipos de bakemono o fantasmas y demonios en Japón no guardan relación con el Obon. El festival de Setsubun (3 o 4 de febrero) se celebra para expulsar a los oni, unos ogros cornudos a los que les gusta la carne humana. Las figuras de barro de diablillos parecidos a sapos, que se venden en las tiendas de regalos, representan a los kappa y el alado tengu , un demonio que habita en los bosques alpinos y a veces tiene un pico barbado, normalmente presenta un fiero rostro escarlata y una “narizota”. La imagen de este bakemono es utilizada en las antiguas obras de teatro y las máscaras de tengu suelen adornar algunos bares y restaurantes. El zorro y su aparición en el imaginario de fantasmas y demonios en Japón Los espíritus de animales, sobretodo de zorros, también abundan en las creencias e historias de fantasmas y demonios en Japón. De hecho, los mitos sobre zorros son de origen chino, pero fueron adaptados al sintoísmo. Representados en forma de escultura en torno a los santuarios dedicados a Inari, dios de los beneficios y el grano, se cree que los zorros son mensajeros de la divinidad...

Leer más
El Monte Fuji: el volcán sagrado
Feb15

El Monte Fuji: el volcán sagrado

Hablar del Monte Fuji (Fuji-San en japonés) es hablar de uno de los grandes emblemas de Japón. Una montaña sagrada y venerada por todo el pueblo japonés y símbolo presente en gran mayoría de las postales recuerdo que se venden a lo largo y ancho del archipiélago nipón. Algunos dicen que el Monte Fuji, el pico más alto del país con 3.776 metros de altitud, es el más hermoso de la Tierra y que en él, habita uno de los espíritus más venerados de la religión autóctona del país, el sintoísmo. Última erupción del Monte Fuji La última y espectacular erupción del Monte Fuji, en 1707, se prolongó durante tres semanas aterrorizando a los habitantes de Edo, a 120 kilómetros de distancia, oscureciendo los cielos durante el día y envolviendo la ciudad en ceniza. En estos momentos sigue dormido y no parece que vaya a despertar en los próximos años. Considerado un territorio prohibido para las mujeres hasta 1868, en la actualidad ascienden a él más de 250.000 personas (una tercera parte extranjeros) de ambos sexos durante la temporada más propicia, entre julio y agosto. Leyendas sobre el Monte Fuji Numerosas leyendas han surgido en torno al venerable y venerado monte. Como muchas montañas de Japón y, también, de otros países orientales, ha sido asociado al Elixir de la Vida. La celebridad del Monte Fuji llegó a oídos, según la leyenda, de un emperador de China. Cuando le comentaron que la montaña se había creado en una sola noche llegó a la conclusión de que el Monte Fuji albergaba el Elixir de la Vida, así que reunió a un grupo de jóvenes muchachos y hermosas doncellas y zarpó con ellos hacia Japón Los juncos avanzaban por el mar bravío como una lluvia de pétalos dorados zarandeados por el viento salvaje, pero poco a poco la tormenta amainó y el emperador y su séquito pudieron contemplar el blanco esplendor del Fuji, alzándose imponente frente a ellos. Tras tomar tierra, el emperador reunió a los suyos en formación y comenzaron el ascenso a la cima en lenta procesión. Hora tras hora ascendía la procesión con el manto dorado del emperador al frente hasta que dejaron atrás el sonido del mar y mil pies pisaron la delicada nieve allí en lo alto, donde reinaba la paz y la vida eterna. Cerca ya del final del viaje, el viejo emperador empezó a correr lleno de gozo pues quería ser el primero en beber el Elixir de la Vida. Y cierto es que fue el primero en saborear la Vida que nunca envejece. Cuando su séquito le dio alcance descubrió que el emperador estaba...

Leer más
La Diosa Benten
Feb10

La Diosa Benten

La mitología japonesa es uno de los aspectos que más me motivaron a la hora de iniciar el blog. Muchos de los habitantes del archipiélago se consideran fervientes devotos. La confluencia de religiones como el budismo y el sintoísmo convierten Japón en uno de los países más ricos en cuanto a literatura mitológica se refiere. En el artículo de hoy hace acto de presencia La Diosa Benten. La Diosa Benten es considerada una de las divinidades japonesas de la Buena Suerte, junto a Ebisu o Hotei. Se la conoce también como la Diosa del, Mar, el Amor, la Belleza y la Música. En sus representaciones La Diosa Benten aparece montando un dragón o una serpiente, debido a que en muchas zonas de Japón, las serpientes se consideran animales sagrados. Existen imágenes de esta divinidad de la mitología japonesa que representan a la diosa con ocho brazos. Seis de ellos se extienden por encima de la cabeza y sostienen distintos elementos: un arco, una flecha, una espada, una llave y una joya sagrada. Los dos brazos restantes están cruzados en postura de oración. La Diosa Benten, también es representada tocando el shamisen, uno de los instrumentos de cuerda más representativos de Japón. La figura de Benten guarda parecido con la de  Kannon (diosa de la Misericordia) y ambas aparecen juntas con frecuencia. Los santuarios dedicados a Benten suelen estar situados preferentemente en islas y reciben anualmente millares de personas en peregrinación. Una hisotria sobre la Diosa Benten Tal como he comentado, la Diosa Benten suele aparecer representada a lomos de un dragón. La siguiente leyenda está relacionada con esta representación. A continuación os presento una pequeña historia que cuenta las andanzas de esta figura de la mitología japonesa. En una cueva vivía un formidable dragón, que se alimentaba de los niños de la aldea de Koshigoe. En el siglo VI, Benten decidió poner fin al terrible comportamiento del monstruo y, tras provocar un terremoto, descendió en una nube hasta la entrada de la cueva en la que el dragón había establecido su residencia. Benten entró en la caverna y se casó con el animal y, gracias a su buena influencia, pudo poner fin a la matanza de niños. Con la llegada de la Diosa Benten, nació del mar la célebre isla de Enoshima, que desde entonces es tierra sagrada de la diosa del Mar. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón de F. Hadland...

Leer más
El hijo del dios Trueno
Feb14

El hijo del dios Trueno

La mitología japonesa cuenta con infinidad de leyendas que muestran el carácter de aquellos pertenecientes al panteón de Dioses. Hoy he decidido presentar una historia relacionada con uno de los artículos que más éxito han tenido a lo largo de la trayectoria de este espacio virtual. Se trata de una leyenda que cuenta con el hijo del Dios Trueno, Raitaro, como protagonista. El hijo del Dios Trueno Cerca del monte Hazukan, hace tiempo vivió un pobre campesino llamado Bimbo (en japonés bimbo significa pobre). Su parcela de tierra era tan pequeña que, a pesar de trabajar en ella desde la salida hasta la puesta de sol, apenas obtenía arroz suficiente para él y su mujer. Un día, tras una prolongada sequía, Bimbo comprobaba compungido cómo sus brotes de arroz se habían secado por completo. Mientras observaba con temor cómo la naturaleza presagiaba una futura hambruna, la lluvia comenzó a caer copiosamente acompañada del estruendo de los truenos. Bimbo estaba a punto de resguardarse de la tormenta cuando un relámpago le deslumbró. El campesino rezó a Buda pidiendo protección. Cuando recuperó la vista descubrió sorprendido que había un bebé tendido en la hierba riendo y canturreando. Bimbo cogió al pequeño en brazos y lo llevó a su humilde morada, donde su mujer recibió al muchacho encantada. Llamaron al niño Raitaro, Hijo del trueno, y vivió feliz con sus padres adoptivos. Nunca jugaba con otros niños pues le gustaba vagar por el campo, observar el agua del arroyo o las nubes en el cielo corriendo ligeras sobre su cabeza. Con la llegada de Raitaro llegó también la prosperidad a Bimbo y su esposa, pues el muchacho podía convocar a las nubes y hacer que sólo lloviera en la parcela de su padre. Cuando Reitaro cumplió los dieciocho años, ya convertido en un apuesto joven, se despidió de Bimbo y su esposa, agradeciéndolos todos sus cuidados y cariño. Se transformó en un pequeño dragón blanco y alzó el vuelo. La anciana pareja corrió hacia la puerta de la casa y vieron cómo el dragón ascendía al cielo haciéndose cada vez más grande, hasta que finalmente se oculto tras una nube. Cuando Bimbo y su esposa murieron, un dragón blanco bajó del cielo y grabó sus lápidas en memoria de Raitaro, el Hijo del trueno. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón. F. Hadland Davis. Satori Ediciones....

Leer más