El Monte Fuji: el volcán sagrado
Feb15

El Monte Fuji: el volcán sagrado

Hablar del Monte Fuji (Fuji-San en japonés) es hablar de uno de los grandes emblemas de Japón. Una montaña sagrada y venerada por todo el pueblo japonés y símbolo presente en gran mayoría de las postales recuerdo que se venden a lo largo y ancho del archipiélago nipón. Algunos dicen que el Monte Fuji, el pico más alto del país con 3.776 metros de altitud, es el más hermoso de la Tierra y que en él, habita uno de los espíritus más venerados de la religión autóctona del país, el sintoísmo. Última erupción del Monte Fuji La última y espectacular erupción del Monte Fuji, en 1707, se prolongó durante tres semanas aterrorizando a los habitantes de Edo, a 120 kilómetros de distancia, oscureciendo los cielos durante el día y envolviendo la ciudad en ceniza. En estos momentos sigue dormido y no parece que vaya a despertar en los próximos años. Considerado un territorio prohibido para las mujeres hasta 1868, en la actualidad ascienden a él más de 250.000 personas (una tercera parte extranjeros) de ambos sexos durante la temporada más propicia, entre julio y agosto. Leyendas sobre el Monte Fuji Numerosas leyendas han surgido en torno al venerable y venerado monte. Como muchas montañas de Japón y, también, de otros países orientales, ha sido asociado al Elixir de la Vida. La celebridad del Monte Fuji llegó a oídos, según la leyenda, de un emperador de China. Cuando le comentaron que la montaña se había creado en una sola noche llegó a la conclusión de que el Monte Fuji albergaba el Elixir de la Vida, así que reunió a un grupo de jóvenes muchachos y hermosas doncellas y zarpó con ellos hacia Japón Los juncos avanzaban por el mar bravío como una lluvia de pétalos dorados zarandeados por el viento salvaje, pero poco a poco la tormenta amainó y el emperador y su séquito pudieron contemplar el blanco esplendor del Fuji, alzándose imponente frente a ellos. Tras tomar tierra, el emperador reunió a los suyos en formación y comenzaron el ascenso a la cima en lenta procesión. Hora tras hora ascendía la procesión con el manto dorado del emperador al frente hasta que dejaron atrás el sonido del mar y mil pies pisaron la delicada nieve allí en lo alto, donde reinaba la paz y la vida eterna. Cerca ya del final del viaje, el viejo emperador empezó a correr lleno de gozo pues quería ser el primero en beber el Elixir de la Vida. Y cierto es que fue el primero en saborear la Vida que nunca envejece. Cuando su séquito le dio alcance descubrió que el emperador estaba...

Leer más
La Diosa Benten
Feb10

La Diosa Benten

La mitología japonesa es uno de los aspectos que más me motivaron a la hora de iniciar el blog. Muchos de los habitantes del archipiélago se consideran fervientes devotos. La confluencia de religiones como el budismo y el sintoísmo convierten Japón en uno de los países más ricos en cuanto a literatura mitológica se refiere. En el artículo de hoy hace acto de presencia La Diosa Benten. La Diosa Benten es considerada una de las divinidades japonesas de la Buena Suerte, junto a Ebisu o Hotei. Se la conoce también como la Diosa del, Mar, el Amor, la Belleza y la Música. En sus representaciones La Diosa Benten aparece montando un dragón o una serpiente, debido a que en muchas zonas de Japón, las serpientes se consideran animales sagrados. Existen imágenes de esta divinidad de la mitología japonesa que representan a la diosa con ocho brazos. Seis de ellos se extienden por encima de la cabeza y sostienen distintos elementos: un arco, una flecha, una espada, una llave y una joya sagrada. Los dos brazos restantes están cruzados en postura de oración. La Diosa Benten, también es representada tocando el shamisen, uno de los instrumentos de cuerda más representativos de Japón. La figura de Benten guarda parecido con la de  Kannon (diosa de la Misericordia) y ambas aparecen juntas con frecuencia. Los santuarios dedicados a Benten suelen estar situados preferentemente en islas y reciben anualmente millares de personas en peregrinación. Una hisotria sobre la Diosa Benten Tal como he comentado, la Diosa Benten suele aparecer representada a lomos de un dragón. La siguiente leyenda está relacionada con esta representación. A continuación os presento una pequeña historia que cuenta las andanzas de esta figura de la mitología japonesa. En una cueva vivía un formidable dragón, que se alimentaba de los niños de la aldea de Koshigoe. En el siglo VI, Benten decidió poner fin al terrible comportamiento del monstruo y, tras provocar un terremoto, descendió en una nube hasta la entrada de la cueva en la que el dragón había establecido su residencia. Benten entró en la caverna y se casó con el animal y, gracias a su buena influencia, pudo poner fin a la matanza de niños. Con la llegada de la Diosa Benten, nació del mar la célebre isla de Enoshima, que desde entonces es tierra sagrada de la diosa del Mar. Historia sacada de Mitos y Leyendas de Japón de F. Hadland...

Leer más
El ritual de las meishis
Oct06

El ritual de las meishis

Japón es, sin duda, uno de los países que otorga mayor importancia a los ritos y costumbres. Han sido algunos los artículos que he dedicado a hablar de las costumbres propias del país asiático. Costumbres tales como ir a cantar al karaoke, los baños fuera de casa en el sentô o disfrutar de la floración de los cerezos durante el hanami, entre otros. La extremada educación de los japoneses les ha llevado a ritualizar todas las esferas de su vida cotidiana y la empresa o el trabajo no quedan exentos. Es por esto que hoy me gustaría dedicar unas líneas a hablar de las 名刺 (meishi o “tarjeta de negocios”). Los japoneses acostumbran a ser personas de lo  más respetuosas con los suyos y es por ello que dentro de la empresa existen toda una serie de normas de “buen comportamiento”. Una de estas normas “no escrita” son las meishi, un elemento de gran importancia a la hora de iniciar una conversación con un desconocido, un miembro de otra compañía o empresa e incluso con un cliente. En la meishi aparece información como el nombre de la empresa, el 肩書き (katagaki  o puesto que una ocupa en la misma), datos de contacto como el teléfono móvil, el correo electrónico y muchos ya empiezan a añadir sus cuentas de Facebook, Twitter e incluso Line (el WhatsApp japonés). Las meishis son un elemento de caudal importancia en la vida profesional de todo japonés. Cada una de estas tarjetas es guardada con esmero (algunos incluso  las cuidan como si de trofeos se tratasen) y es que una vez recibes una meishi, queda implícito que puedes contactar con su dador, se establece un vínculo entre ambos. Es común recurrir a las meishis para pedir favores o iniciar contactos  profesionales aunque sea con personas con quienes no se ha mantenido la comunicación durante años. Parece ser que la influencia del sintoísmo ha calado hondo en este ritual. Para los japoneses cada una de las meishis contiene parte del espíritu de su “creador” y es por ello que se deben tratar con el mayor respeto: No doblarlas ni escribir sobre ellas, no meterlas en el bolsillo trasero del pantalón o cogerlas con las dos manos y hacer una leve reverencia al recibirlas son tan sólo algunos ejemplos. Durante el tiempo vivido en Japón he coleccionado gran cantidad de meishis. Las guardo con esmero esperando que en un futuro puedan serme útiles en mi deseo de iniciar una carrera profesional en el país...

Leer más
El ritual de las meishi
Sep17

El ritual de las meishi

Japón es, sin duda, uno de los países que otorga mayor importancia a los ritos y costumbres. Han sido algunos los artículos que he dedicado a hablar de las costumbres propias del país asiático. Costumbres tales como ir a cantar al karaoke, los baños fuera de casa en el sentô o disfrutar de la floración de los cerezos durante el hanami, entre otros. La extremada educación de los japoneses les ha llevado a ritualizar todas las esferas de su vida cotidiana y la empresa o el trabajo no quedan exentos. Es por esto que hoy me gustaría dedicar unas líneas a hablar de las 名詞 (meishi o “tarjeta de negocios”). Los japoneses acostumbran a ser personas de lo  más respetuosas con los suyos y es por ello que dentro de la empresa existen toda una serie de normas de “buen comportamiento”. Una de estas normas “no escrita” son las meishi, un elemento de gran importancia a la hora de iniciar una conversación con un desconocido, un miembro de otra compañía o empresa e incluso con un cliente. En la meishi aparece información como el nombre de la empresa, el 肩書き (katagaki  o puesto que una ocupa en la misma), datos de contacto como el teléfono móvil, el correo electrónico y muchos ya empiezan a añadir sus cuentas de Facebook, Twitter e incluso Line (el WhatsApp japonés). Las meishis son un elemento de caudal importancia en la vida profesional de todo japonés. Cada una de estas tarjetas es guardada con esmero (algunos incluso  las cuidan como si de trofeos se tratasen) y es que una vez recibes una meishi, queda implícito que puedes contactar con su dador, se establece un vínculo entre ambos. Es común recurrir a las meishis para pedir favores o iniciar contactos  profesionales aunque sea con personas con quienes no se ha mantenido la comunicación durante años. Parece ser que la influencia del sintoísmo ha calado hondo en este ritual. Para los japoneses cada una de las meishis contiene parte del espíritu de su “creador” y es por ello que se deben tratar con el mayor respeto: No doblarlas ni escribir sobre ellas, no meterlas en el bolsillo trasero del pantalón o cogerlas con las dos manos y hacer una leve reverencia al recibirlas son tan sólo algunos ejemplos. Durante el tiempo vivido en Japón he coleccionado gran cantidad de meishis. Las guardo con esmero esperando que en un futuro puedan serme útiles en mi deseo de iniciar una carrera profesional en el país...

Leer más
La montaña sagrada de Ontake
Abr30

La montaña sagrada de Ontake

Venerado desde la prehistoria, el monte de Ontake-san (uno de los volcanes del archipiélago) es objeto de un sagrado culto al sintoísmo. Aunque se dice que el primer santuario Ontake fue levantado en el 928, la Ontake-kyo (religión Ontake) se desarrolló en el siglo XVIII a partir de un primitivo chamanismo y al ryôbushinto, una combinación de sintoísmo y budismo, prohibida durante la “purificación” del sintoísmo en la década de 1870. La Ontake-kyo cuenta con unos dos millones de seguidores. Cada año, unos 150.000 peregrinos ascienden las laderas del sagrado monte hasta alcanzar el santuario cercano a la cima (el volcán está activo, por lo que no está permitido acercarse al cráter). Muchos empiezan con un ritual de purificación bajo la cascada de Kiyo-taki, en el bosque cercano a Otakimura. Los creyentes erigen piedras conmemorativas, las llamadas reijin-no-hi, porque creen que les servirán para ir a un paraíso de montaña una vez muertos. Así pues, envueltas en la niebla y el misterio, cientos de miles de piedras se alzan en los alrededores del santuario...

Leer más