Zombies de la economía japonesa: el salaryman (3)
Feb13

Zombies de la economía japonesa: el salaryman (3)

Bienvenidos de nuevo. Con el de hoy termino esta serie de posts dedicados a uno de los motores de la economía japonesa, los salaryman. En la actualidad, conseguir una semana laboral de 40 horas sigue siendo una utopía. Las grandes empresas adoptaron la semana laboral de cinco días a finales de la década de 1980, pero sigue existiendo un gran porcentaje de comercios que aún trabajan seis días a la semana concediendo, tan solo, media jornada de fiesta los sábados en semanas alternas. Cuanto más pequeño es un negocio, más probable es que practique la semana laboral de 48 horas. Siendo la base del la economía, las pequeñas empresas subcontratan la fabricación de piezas de las más grandes. La competencia es acérrima incluso en tiempos de recesión como los actuales: si una empresa no puede ajustarse a precios bajos y plazos cortos, siempre habrá otra que esté dispuesta a hacerlo. Muchos de estos negocios explotan a trabajadores extranjeros, en gran parte ilegales. Parece que el sistema de trabajo de por vida empieza a declinar. Cambiar de trabajo sigue siendo algo poco común en Japón y en algunos casos mal visto por el sector empresarial. Aún así, muchos japoneses comienzan a verlo como una oportunidad de mejorar en su vida laboral. ¡Hasta la...

Leer más
Zombies de la economía japonesa: el salaryman (2)
Feb11

Zombies de la economía japonesa: el salaryman (2)

Hasta hace unos diez años, el salaryman tenía asegurado el empleo de por vida; ascendía en la jerarquía empresarial de acuerdo a un baremo basado en la edad en lugar de la valía personal. Cuando llegaba a los 40 años alcanzaba un puesto de gerencia intermedia. Veía aumentado su sueldo, pero también aumentaban las horas de trabajo asignado, al mismo tiempo que sus responsabilidades hacia sus superiores y personas a cargo. Largas jornadas laborales que acostumbraban a terminar con los salaryman bebiendo en algún izakaya de la zona o en el karaoke con los compañeros. Una válvula de escape para el estrés generado por el agotador ritmo de vida que llevan. Bien entrada la noche, las calles de las ciudades japonesas y también el 終電 (shuuden, último tren de la noche) son escenario de alguna de las instantáneas más inverosímiles con los salaryman de protagonistas. Si no sucumbía al kiroshi –caerse muerto a causa del exceso de trabajo- a los 60 años lograba llegar a la cima de la pirámide empresarial y, poco después, a la jubilación. En el momento de dejar la empresa el antiguo salaryman podrá empezar a disfrutar de su familia y sus aficiones con una renda de por vida que le permitirá seguir viviendo de forma cómoda hasta sus últimos días. Aunque todavía se trata de un escenario típico, lo cierto es que la situación está siendo redefinida. El escenario económico (el país nipón sufre un estancamiento de la economía desde hace 20 años) ha cambiado enormemente las pautas laborales en Japón. La forma de ascender por antigüedad ha dado paso a un sistema donde empiezan a primar las capacidades personales. Al mismo tiempo, los cazatalentos y los cambios de trabajo empiezan a ser comunes. ¿Las dificultades económicas que atraviesa el país producirán un cambio en el sistema laboral japonés? Lo veremos en el próximo...

Leer más
Zombies de la economía japonesa: el salaryman (1)
Feb05

Zombies de la economía japonesa: el salaryman (1)

Siguiendo con el artículo que publiqué hace un par de días, hoy me gustaría centrar la atención en uno de los especímenes más característicos de la economía japonesa: el salaryman (oficinista). Como si de zombies se tratase, centenares de miles, por no decir millones, de hombres (y cada vez más las mujeres) trajeados esperan el tren de las ocho de la mañana que les llevará a sus puestos de trabajo. A primera hora de la mañana las calles de las principales ciudades japonesas se ven inundadas por personajes anónimos cortados por el mismo patrón. Con una notable carencia de individualidad, sus caras soñolientas demuestran el largo trayecto que han hecho desde sus casas y, sin alzar la vista del suelo, se dirigen todos hacia sus hipotecados puestos de trabajo.    La ética laboral japonesa es legendaria. Según el patrón tradicional, el salaryman viaja cada día una media de dos horas para ir de casa al trabajo i viceversa, y se pasa hasta diez horas en la oficina, seis días a la semana. Las O.L. (Office Ladies, empleadas femeninas) trabajan ocho horas al día. Cuando cierra la oficina se espera que el salaryman se una a sus compañeros de trabajo para tomar una copa. Para cuando llegue a casa, sus hijos ya estarán dormidos; con ellos sólo está el domingo, si es que puede despertarse. Tiene derecho a dos semanas de vacaciones pagadas por año, pero su sentido de la lealtad empresarial las reducirá a unos cuatro días. En el artículo siguiente seguiremos hablando de las características del salaryman en Japón. !Hasta la...

Leer más
La llegada de la prensa a Japón
Feb04

La llegada de la prensa a Japón

Los medios de comunicación, desde siempre, han jugado un papel muy importante dentro de la sociedad a la hora de crear opinión pública. Europa, más concretamente Inglaterra, fue la cuna de los periódicos allá por el siglo XVIII con un claro propósito inicial de informar a los lectores de los sucesos más relevantes. Con todo, el desarrollo imparable de las sociedades convirtió el nuevo invento en un bumerán o en un arma de doble filo. Por un lado, los políticos serían capaces de utilizar estos nuevos medios para enviar mensajes a sus conciudadanos (y de este modo obtener más votos) pero por el otro, las informaciones dirigidas a la población podían desembocar en críticas abiertas en contra de sus gestiones. Casi un siglo más tarde, los periódicos llegaron también a Japón. Lo hicieron a modo de innovación tecnológica en el momento en qué el país estaba inmerso en una de las reformas más importantes de su historia, la Restauración Meiji. En ellos se exponían las nuevas políticas, los avances y todas aquellas reformas que el gobierno tenía en mente para transformar Japón y abandonar de una vez el periodo Tokugawa. A si mismo, se fueron incorporando en las publicaciones todos los objetivos cumplidos y las normativas que, a partir de ese momento, regirían el país.  La llegada del nuevo Gobierno Meiji provocó un cambio estructural y de contenido en los periódicos, que empezaron a centrarse en aspectos más sociales. Las empresas detrás de las publicaciones asumieron un papel preponderante y fue en épocas de “vacas flacas” cuando sus publicaciones consiguieron aún más poder, se volvieron más críticas y obtuvieron más repercusión social. Con todo, la independencia de estos medios siempre quedó en entredicho y es que a muchas publicaciones se las relacionaba con el nuevo ejecutivo e incluso era habitual que se escribieran noticias dentro de las mismas oficinas gubernamentales. Los periódicos de esa época eran de tendencia conservadora, en ocasiones cercanos al gobierno y en sus mensajes se vislumbraba una de las máximas del pensamiento confuciano: el bienestar de la sociedad por encima de cualquier otro asunto. Se habían convertido en una herramienta indispensable para los políticos, que iniciaron un conjunto de medidas para ayudar al aumento de su difusión. Algunos autores hablan de la prensa como uno de los pilares básicos de la modernización del país asiático y como causa aparente de la aparición de la democracia. Un escaparate donde difundir todo aquello que se iba construyendo y reformando, pero a su vez un sistema de marcaje a los nuevos...

Leer más
La universidad japonesa (2)
Sep24

La universidad japonesa (2)

Durante el tercer año de universidad, los estudiantes empiezan lo que ellos denominan “búsqueda de trabajo” (就職活動). Aunque es cierto que la gran mayoría tiene empleos a tiempo parcial para ayudar a pagar el alquiler (es común mudarse a una nueva ciudad para realizar los estudios superiores), su tiempo de ocio y sus caprichos nunca será suficiente. La sociedad japonesa “exige” a los jóvenes con estudios universitarios un trabajo estable y bien remunerado. Un trabajo en el sector privado, generalmente en una empresa. El método que emplean las empresas niponas para seleccionar a sus nuevos empleados difiere del que estamos acostumbrados aquí, en España. El currículum deja de ser un elemento indispensable, fundamental, y se convierte en un añadido. Son las entrevistas, directamente con las empresas, lo que realmente decidirá el futuro profesional de estos estudiantes aún no licenciados. Las compañías organizan jornadas informativas a las que asisten miles y miles de jóvenes japoneses (todos vestidos con traje y tallados con el mismo patrón). Posteriormente se harán exámenes en línea para calificar las habilidades específicas de cada postulante y, si la empresa lo considera conveniente, se realizarán una o varias entrevistas con el seleccionado. Estas suelen ser en grupo, para valorar la capacidad de trabajo en equipo y las dotes de liderazgo eindividuales donde se busca conocer las expectativas del candidato, sus gustos e intereses y, en definitiva, conocerlo de forma más personal. Una vez superadas todas estas fases de selección la empresa estará en disposición de decidir quiénes serán sus nuevos empleados. Este proceso puede durar semanas, meses incluso años y es que, una vez licenciados, será mucho más complicado que estos jóvenes encuentren una empresa que les...

Leer más