De vuelta
Ago28

De vuelta

Y finalmente terminó mi aventura japonesa, al menos de momento. Han sido dos años de vivencias y convivencia con los japoneses que, sin duda, me han  servido para percibir la enorme cantidad de diferencias que existen entre ambas sociedades. Los tópicos, en la mayoría de ocasiones, no son más que etiquetas y, a veces, sólo sirven para menospreciar aquello que miramos desde la distancia. Aún así, cabe decir que muchos de ellos son del todo ciertos cuando hablamos de Japón. Durante todo este tiempo he vivido en dos ciudades completamente distintas, diametralmente opuestas en cuanto al ritmo de vida. Kioto, antigua capital imperial de Japón durante el período Heian (794-1185) y testimonio del florecimiento del budismo con centenares de templos y preciosos lugares dedicados al retiro espiritual. Durante los últimos años, Kioto se ha convertido en uno de los destinos preferidos por todos aquellos que quieren profundizar en el aprendizaje del idioma japonés y, año tras año, sus universidades reciben centenares de estudiantes venidos de todo el mundo. Su entorno y un nivel de vida mucho más relajado en comparaciónal “hervidero” de la capital japonesa, Tokio, han convertido Kioto en un destino idóneo para aprender japonés. Se hace difícil de nombrar todo aquello vivido y todas las personas conocidas durante mi año de estudios en la Kyoto University of Foreign Studies (KUFS). Sólo puedo decir que se ha convertido en la mayor y más grande de las experiencias vividas hasta el momento. Por otro lado Miyazaki. Cuando el Ministerio de Cultura Japonés (el Monbukagakushô) me otorgó la beca de estudios escogió la universidad de esta localidad situada al sureste de la isla de Kyûshû, la más meridional de las cuatro que conforman el archipiélago japonés. Antes de aterrizar en Miyazaki hablé con amigos y hacer un poco de búsqueda sobre lo que me depararía mi nuevo destino. Todo coincidía en que iba a cambiar el ambiente internacional, propio de una de una gran ciudad como Kioto, por una vida mucho más tranquila, una vida en el campo. Y así fue, Miyazaki, aún siendo una ciudad de 400.000 habitantes mantiene intacto ese aroma rural y provinciano (los japoneses lo llaman 田舎, inaka). La naturaleza se convierte en actor principal ofreciendo un sinfín de bellos y verdes parajes por doquier. El mar que baña las costas de la capital de la prefectura que lleva su mismo nombre, Miyazaki, es uno de los lugares preferidos por los amantes a los deportes acuáticos y son muchos los que deciden venir a surfear a sus playas. En definitiva, un entorno tranquilo, sin distracciones, propicio para el estudio del idioma pero en el cual desde el...

Leer más
De vuelta a España
Feb13

De vuelta a España

Hola a todos desde España. Aprovechando las vacaciones inter semestrales en Japón (meses de febrero y marzo) decidí volver a España para ver a la familia, amigos y recargar pilas a nivel personal. Durante las últimas semanas, las clases en la Universidad de Miyazaki me mantuvieron muy ocupado con los exámenes finales, y la preparación de varios trabajos y exposiciones así que tuve que dejar a un lado la redacción del blog para cumplir mis obligaciones como estudiante. No obstante, durante el tiempo que me encuentre en España prometo dedicarle más tiempo. En el capítulo de hoy os presento una nueva leyenda. La medusa y el mono Rin-Jin, el Rey del Mar, se casó con la joven y hermosa princesa dragón. Apenas llevaban casados unos meses cuando la reina cayó enferma. Numerosos fueron los consejos y remedios de los médicos pero la salud de la reina seguía empeorando. “¡Oh!- Se lamentaba la reina- ¡Sólo existe un remedio para curar mi enfermedad!” “¿Cual es?”,  preguntó Rin-Jin.” “El hígado de un mono, en cuanto lo haya comido recobraré la salud. Por favor, te lo ruego, tráeme el hígado de un mono pues sé que no existe remedio alguno para mi enfermedad”. Así que Rin-Jin hizo venir a la medusa y le dijo: “Quiero que nades hasta la costa y regreses trayéndome un mono vivo sobre tus espaldas pues necesito utilizar su hígado ya que este es el único remedio para curar la enfermedad de la reina. Tú eres la única criatura que puede realizar esta tarea pues sólo tú tienes patas para caminar por la arena. Para convencer al mono de que te acompañe le hablarás de las maravillas que se esconden en el fondo del mar y de la exuberante belleza de mi palacio con su suelo de perlas y sus paredes de coral”. ¿Qué aventuras le esperan a la medusa? ¿Encontrará al mono que permita salvar la vida de la Reina del Mar? Lo descubriremos en el siguiente artículo. ¡No os lo...

Leer más
Buscar trabajo en Japón
Dic04

Buscar trabajo en Japón

Con cuenta gotas, lo sé. Durante estos dos últimos meses, desde mi llegada a Miyazaki, no he tenido demasiado tiempo para dedicar al blog. Como contaba en el artículo anterior, me está costando más de lo previsto adaptarme a mi nueva vida y dedico mucho tiempo al estudio del japonés. En el artículo de hoy me gustaría hablar un poco de mi última experiencia. En este caso, relacionada con la búsqueda de trabajo en el País del Sol Naciente. Este domingo, día 2 de diciembre, se celebró en Fukuoka (capital de la isla de 九州,Kyûshû, la más meridional de las cuatro que forman el archipiélago japonés) un encuentro entre empresas y jóvenes universitarios que serán, posiblemente, la futura mano de obra del país. El lugar emplazado, un enorme estadio de béisbol. A primera hora de la mañana decenas y decenas de estudiantes de segundo curso de la Universidad de Miyazaki, vestidos todos con traje y salidos de un mismo molde, se subían a varios autobuses que les conducirían a Fukuoka. Y entre todos ellos me encontraba yo. A modo de experiencia me apunté a este viaje y es que quería ver más de cerca esto que los japoneses llaman 就職活動 (shûshokukatsudô), o búsqueda de trabajo. Todo está estipulado: desde las fechas para solicitar el lugar de trabajo, los documentos requeridos, los pasos a seguir para rellenar la documentación, la forma adecuada de vestir, los saludos durante las entrevistas personales, todo. Un ritual que no deja lugar a la más mínima improvisación y que convierte ,cada año, a miles y miles de japoneses en robots con el único objetivo de lograr un puesto de trabajo. Llegados a Fukuoka, al escenario de la convención, se cumplieron mis previsiones. De entre los asistentes, venidos de todas las provincias del sur del país, yo era el único sin los ojos rasgados. Empecé a andar abrumado por los gritos de los anunciantes que querían vender las bondades de sus empresas a jóvenes poco seguros, aún, de su futuro profesional. No es que me interesara asistir a la presentación de ninguna empresa en particular, no tengo nada claro que mi futuro profesional esté en este país, pero me sedujo la idea de ponerme en la piel de uno de esos estudiantes y observar que era lo que se les contaba y ofrecía. Como ya sabéis, soy licenciado en periodismo así que opté por situarme en la primera fila de la carpa que había montado el periódico japonés 朝日新聞 (asahishinbun), que traducido sería el periódico de la mañana. En menos de 30 minutos y bajo la mirada atónita de un par de decenas de japoneses, yo...

Leer más
Una nueva vida
Nov05

Una nueva vida

Hola a todos otra vez. Hace ya un mes que llegué a Miyazaki y la verdad es que las primeras impresiones han sido contradictorias. La ciudad de Miyazaki cuenta con alrededor de 400.000 habitantes pero la zona donde está situada la universidad apenas dispone de servicios. Pocas tiendas, pocos restaurantes, es decir, un ambiente muy diferente al vivido y experimentado en Kioto. Eso comporta que haga vida solamente dentro de lo que es el campus de la propia universidad. Hay poca frecuencia de autobuses e ir a las zonas comerciales es realmente caro. En definitiva, si no dispones de moto o de coche tus opciones de movilidad se ven del todo reducidas.  La vivienda es un tema a parte. Resido en uno de los edificios destinados a acoger a estudiantes situado en el mismo campus. Se trata de un inmueble realmente viejo en el que los habitantes de una misma planta compartimos espacios tales como la cocina, las duchas y la zona de lavandería. Y es que en la habitación apenas cabe la cama (plegable), un armario y una mesa. Con todo eso, la ventaja más grande es, sin duda, que el alquiler no supera los 100 euros mensuales y de ese modo podré destinar gran parte de la beca del ministerio de educación japonés a otros menesteres tales como viajar. Pero no todo son aspectos negativos. La completa ausencia de occidentales en mi universidad (soy de los pocos que no tiene los ojos rasgados y el primer estudiante español de la universidad) me permitirá una mayor inmersión cultural y seguro que mi japonés mejorará sobremanera. Aquí, o hablas el idioma del país o comunicarse se hace realmente una tarea difícil. Por otro lado, está el clima. Desde mi llegada, los días soleados han sido la tónica dominante. Un clima suave, agradable, opuesto al vivido en Kioto, donde los inviernos son realmente duros y en verano el calor se hace insoportable. Empiezo a descubrir otra parte de Japón, donde la vida se ve de forma mucho más tranquila, sin prisas. Es el Japón rural, opuesto a las grandes aglomeraciones de Tokio, Osaka, donde el tiempo se ha convertido en el bien más...

Leer más
La universidad japonesa (2)
Sep24

La universidad japonesa (2)

Durante el tercer año de universidad, los estudiantes empiezan lo que ellos denominan “búsqueda de trabajo” (就職活動). Aunque es cierto que la gran mayoría tiene empleos a tiempo parcial para ayudar a pagar el alquiler (es común mudarse a una nueva ciudad para realizar los estudios superiores), su tiempo de ocio y sus caprichos nunca será suficiente. La sociedad japonesa “exige” a los jóvenes con estudios universitarios un trabajo estable y bien remunerado. Un trabajo en el sector privado, generalmente en una empresa. El método que emplean las empresas niponas para seleccionar a sus nuevos empleados difiere del que estamos acostumbrados aquí, en España. El currículum deja de ser un elemento indispensable, fundamental, y se convierte en un añadido. Son las entrevistas, directamente con las empresas, lo que realmente decidirá el futuro profesional de estos estudiantes aún no licenciados. Las compañías organizan jornadas informativas a las que asisten miles y miles de jóvenes japoneses (todos vestidos con traje y tallados con el mismo patrón). Posteriormente se harán exámenes en línea para calificar las habilidades específicas de cada postulante y, si la empresa lo considera conveniente, se realizarán una o varias entrevistas con el seleccionado. Estas suelen ser en grupo, para valorar la capacidad de trabajo en equipo y las dotes de liderazgo eindividuales donde se busca conocer las expectativas del candidato, sus gustos e intereses y, en definitiva, conocerlo de forma más personal. Una vez superadas todas estas fases de selección la empresa estará en disposición de decidir quiénes serán sus nuevos empleados. Este proceso puede durar semanas, meses incluso años y es que, una vez licenciados, será mucho más complicado que estos jóvenes encuentren una empresa que les...

Leer más