Tips para unas vacaciones en Japón (2)
Sep24

Tips para unas vacaciones en Japón (2)

En el artículo de hoy os presento los dos siguientes capítulos de la videoguía de Japón realizada por mis amigos Víctor y Sonia. Hiroshima y la encantadora isla de Miyajima, así como la ciudad de Takayama, ubicada en los denominados Alpes japoneses, son las protagonistas y la siguiente parada del viaje. ¡Hasta el siguiente...

Leer más
Tips para unas vacaciones en Japón (1)
Sep09

Tips para unas vacaciones en Japón (1)

Desde hace años, Japón se ha convertido en un destino turístico de primer orden. Un país de contrastes que atrae a propios y extraños y que no deja a nadie indiferente. Durante el tiempo que llevo al frente de este espacio he visto como, cada vez más, amigos y conocidos se atrevían con la “aventura” nipona. En el artículo de hoy presento los dos primeros capítulos de la videoguía realizada por dos de mis mejores amigos, Víctor y Sonia, quienes nos presentan su propio recorrido por el país asiático. Pequeñas píldoras de realidad combinadas con gran sentido del humor y una factura visual envidiable. Esperamos que os guste....

Leer más
¡De viaje!
May25

¡De viaje!

El artículo de hoy lo dedicaré a explicar y a comentar un poco el viaje que nos organizó la 京都外国語大学 (Universidad de Lenguas Extranjeras de Kioto) a los 留学生 (estudiantes de intercambio). Un pequeño receso para relajarnos y escapar, un poco, de la rutina que supone el estudio diario e intensivo del japonés. En este caso el itinerario nos conduciría al noreste de la antigua capital imperial. A unas cinco horas en autobús y alejada del bullicio de las grandes metrópolis japonesas (Tokio, Osaka, Nagoya) se encuentra la pequeña aldea de Shirakawago (白川郷). En plenos alpes japoneses, en la prefectura de Gifu, este pequeño oasis de paz y tranquilidad invita al viajante a pasear tranquilamente por sus calles, contemplar su peculiar arquitectura y gozar de un paisaje natural difícil de plasmar en las más bellas estampas. Shirakawago es Patrimonio de la Humanidad desde 1995 cuando la UNESCO decidió proteger y preservar su privilegiado entorno natural y su arquitectura. Las casas de Shirakawago son conocidas como Gassho-Zukuri. Dieciocho metros de ancho, diez de alto y un tejado terminado en punta para soportar el peso de las fuertes nevadas son las principales características de estas construcciones. La forma triangular de los tejados de las Gassho-Zakuri, tiene, además, un significado religioso: dos manos que rezan a los dioses de las montañas y/o a Buda (según la religión practicante). Las Gassho-Zukuri son reparadas cada 40 años con la ayuda de todo el pueblo. Una vez inmortalizado el bello paisaje de Shirakawago en nuestras cámaras particulares nos pusimos otra vez en marcha. Perdido en los montes de Takayama (高山) y sin nada más que naturaleza a su alrededor contemplamos el fantástico ryokan (旅館) donde nos hospedaríamos esa noche. Un hotel tradicional japonés con todo tipo de lujos: habitaciones con tatami, futones y vistas privilegiadas y con un onsen exterior (baños termales), también llamado rotenburo, (露天風呂) en el que pudimos relajarnos después de tantas horas de viaje. Por si fuera poco, la universidad y el mismo ryokan nos ofrecieron una cena de gala con marcado estilo japonés. Vestidos con los tradicionales yukata (kimono ligero) pudimos disfrutar de la cocina tradicional del país asiático. Al día siguiente, sin haber dormido apenas un par de horas, pusimos rumbo a HidaTakayama (飛騨高山) antiguo feudo del shogunato Tokugawa durante la época Edo (1603-1868) y lugar de reposo de uno de los más importantes señores feudales afines al gobierno militar. Con esta última visita terminó este pequeño pero intenso viaje. Os dejo con un video realizado con las fotos tomadas durante estos dos días. ¡Saludos y hasta la próxima!...

Leer más
La Golden Week
Abr28

La Golden Week

Hoy se cumple un mes de mi vuelta a Japón. Acostumbrarme a la vida del país asiático, recordar viejos momentos vividos en Kioto, reencontrarme con antiguas amistades y empezar otra vez con la rutina de la universidad han sido los objetivos de estos primeros 30 días. Y, precisamente hoy, empieza uno de los acontecimientos más esperados del calendario japonés: la Golden Wekk (o semana dorada). Se trata de la consecución de cuatro fiestas nacionales que en muchos casos conlleva una semana entera de vacaciones para la gran mayoría de salaryman, funcionarios y comerciantes del país del sol naciente. Teniendo en cuenta que hacer vacaciones en Japón es cada vez más un privilegio, esta semana es recibida cómo el mejor de los regalos. El dia 29 de abril es el Día de Showa Se conmemora el nacimiento del emperador Showa. Éste falleció en 1989, año en que se instauró la Golden Week. El 3 de mayo se celebra el Día de la Constitución. Recordando aquél 3 de mayo de 1947 cuando entró en vigor la carta magna japonesa, también llamada La Pacífica. El 4 de mayo es el Día del medio ambiente. En realidad, este día no debería ser fiesta nacional pero la ley japonesa marca que aquellos días que caen entre festivos pasen también a serlo. Por último el Día de los niños. Dedicado a los pequeños de la casa esperando que crezcan fuertes y sanos.                                                                                                                 Este año, el calendario tiene otra peculiaridad. El 29 de abril cae en domingo. Cuando esto sucede el festivo se traslada al día siguiente y, en el caso de la Golden Week, las empresas deciden hacer puente los días siguientes para poder completar una semana entera de vacaciones. Vacaciones que la inmensa mayoría de japoneses dedicarán a viajar por el país favoreciendo en gran medida el llamado comercio interior. Como consecuencia, la imposibilidad, muchas veces, de encontrar hoteles libres en las grandes ciudades del país. En mi caso, volver a Osaka y pasear por los distritos comerciales de Shinsaibashi, Nanba o Denden Town ha sido la mejor manera de empezar estas pequeñas vacaciones.  ¡Hasta la próxima!...

Leer más
Viaje a Kioto
Oct25

Viaje a Kioto

Casi un mes después de mi regreso a España y envuelto otra vez en la vorágine de la rutina, vuelvo para escribir algunas de las cosas que me quedaron en el tintero. Sin duda hay gran cantidad de detalles e historias que intentaré ir desgranando poco a poco empezando por el viaje a Kioto que hice entre el 17 y el 19 de septiembre. Kioto sigue siendo sin duda la capital cultural del país asiático. Durante siglos, fue la casa del emperador y aunque en muchos momentos el poder político se encontraba en manos de los caudillos y señores de la guerra, el prestigio cultural no cambió nunca de ciudad. En este emplazamiento, situado en la región de Kansai, nacieron y se desarrollaron artes como la poesía clásica japonesa (tanka) y multitud de estilos literarios que a lo largo de los siglos fueron evolucionando para convertirse en verdaderos símbolos del legado cultural de Japón.   Centrándonos en mi visita a la ciudad, lo primero que hay que decir de Kioto es que transcurre y distintas velocidades por debajo de Tokio. No existen grandes aglomeraciones de gente al estilo Shinjuku o Shibuya y en sus calles no se percibe el estrés de la capital. Al encontrarse rodeada de gran cantidad de montañas y zonas boscosas permite disfrutar de un ambiente mucho más natural y tranquilo, y sus templos y joyas arquitectónicas se impregnan de este ambiente bucólico inexistente en la jungla de asfalto de la capital tokiota. Sin duda, el Kioto intra muros posee algunos de los templos budistas y sintoístas más hermosos del país. El Kinkakuji (templo de oro), el Ginkakuji (templo de plata) o el templo de Kyomisudera son sin duda escenarios de postal que poseen un encanto difícil de encontrar en otras partes de Japón.    Al mismo tiempo, al noreste de la ciudad y situado dentro del parque natural del monte Hiei, se encuentra Enryakuji, quizás el mayor complejo de templos budistas del país. Vale la pena dedicar una mañana a recorrer sus parajes sombríos y visitar cada uno de los edificios que componen el complejo, eso sí, id provistos de unos cuantos centenares de yenes para emplear a modo de ofrenda.    A parte de templos, Kioto cuenta con uno de los barrios con más encanto del país, Gion. El centro de la ciudad es un lugar lleno de restaurantes y establecimientos que conservan ese sabor añejo, donde aún es posible ver maikos (aprendizes de geisha) paseando entre sus calles. No en vano, la antigua capital cuenta con la única escuela de geishas que queda en Japón. Podría seguir explicando cosas y cosas sobre Kioto pero...

Leer más