cudad japonesa con edificios y taxi

Buscar trabajo en Japón: experiencia personal

Si habéis ido siguiendo los artículos del blog os habréis fijado que algunos están dedicados a buscar trabajo en Japón. Desde que estoy al frente de este espacio virtual no sois pocos los que me preguntáis sobre este tema. Las diferencias “protocolarias” a la hora de buscar trabajo en Japón o en otros países como España o Latinoamérica son notables. Así, encontraréis contenido sobre ¿Cómo redactar un currículum en japonés?, ¿Cómo vestirse adecuadamente par acudir a una entrevista de trabajo en Japón?, el ritual de las meishi (名詞めいし) o tarjetas de trabajo e, incluso, para aquellos interesados en residir en el país asiático publique un artículo sobre trámites imprescindibles para vivir en Japón. Pues bien, hoy os hablaré de mi experiencia buscando trabajo en Japón.

Shûkatsu o el proceso de buscar trabajo en Japón

Os pongo en contexto. En ese entonces me encontraba viviendo y estudiando en Miyazaki, ciudad costera de la isla más meridional del archipiélago nipón, Kyûshû. Era el mes de diciembre, recuerdo, y una compañero coreano de la universidad me contó que en Fukuoka, “capital” y núcleo urbano más importante de Kyûshû, celebraban una jornada de shûkatsu (就活 しゅうかつ) o shûshokukatsudô (就職活動 しゅうしょくかつどう) o como los japonés llaman al proceso de buscar trabajo en Japón.

Un evento donde decenas de empresas de todo el país presentarían su credo corporativo a miles y miles de universitarios de la zona. En ese momento, mis prioridades no pasaban por buscar trabajo en Japón pero pensé que no estaría de más vivir esa experiencia. Por suerte, me había traído de España el “traje” de shûkatsu así que estaba preparado, todo listo. Buscar trabajo en Japón es un rígido protocolo en el que todo está pautado al milímetro: desde las fechas para solicitar el puesto de trabajo, los documentos requeridos, la forma de rellenarlos, los timings para enviar los currículum, cómo vestir de forma adecuada para las entrevistas incluso, la inclinación de la reverencia que deberemos realizar a nuestro entrevistador. Lo tienen todo estipulado así que mejor dejar la improvisación para otro momento.

Buscar trabajo en Japón, Fukuoka

La capital de Kyûshû, Fukuoka, fue el lugar escogido para el evento de shûkatsu

Camino de Fukuoka

El día señalado cogimos un autobús a las seis de la mañana desde la misma Universidad de Miyazaki. Junto a nosotros, decenas de estudiantes que parecían salidos de una cadena de montaje de coches, todos cortados por un mismo patrón. Mismo traje, corbata oscura, falda de corte y confección similar, maletín, bolso… parecían “robots”. Ellos serán los futuros salaryman japoneses (サラリーマン). De entre todos ellos el único que destacaba era yo, el “gaijin” o extranjero. Me sentí bastante observado, incluso incómodo al cruzar la mirada con alguno de ellos. En ciudades pequeñas como Miyazaki no era habitual que un foráneo no asiático participara en el shûkatsu, su método para buscar trabajo en Japón. Es más, al llegar a la universidad me dijeron que era el tercer europeo en cursar estudios de japonés en la facultad de letras y el primer español.

Trabajando en la oficina, equipo de trabajo

El shûkatsu en Japón es un protocolo donde todo esta estipulado

Durante la sesión del shûkatsu

Al llegar a Fukuoka nos dirigimos al centro de convenciones que, en este caso, se emplazaba en uno de los estadios de béisbol más grandes de la ciudad. Allí se reunían estudiantes de todas las provincias del sur del país y yo, claro estaba, era el único sin los ojos rasgados. Me sentí abrumado, que agobio, pensé. Y no era para menos. Por un lado, desde los altavoces del pabellón resonaba la voz de una chica anunciando los horarios de los “panels” o sesiones informativas de las empresas, por el otro, miembros de dichas compañías no paraban de abordarme para que acudiera su charla.

Al igual que yo, la mayoría de japoneses no tenía claro donde sentarse para que, literalmente, “les vendieran la moto”. Sí, de eso tratan estas jornadas. Las empresas hacen su “speech” corporativo delante de una audiencia que, seguramente, nunca ha oido hablar de ellos con el objetivo de captar posibles candidatos. Personalmente, no es que me interesara asistir a la presentación de ninguna empresa en particular pero, finalmente, me decidí por tres o cuatro relacionadas con los medios de comunicación y el periodismo. Una de las charlas fue a cargo de uno de los editores del periódico japonés Asahi Shinbun (朝日新聞 あさひしんぶん), uno de los más populares del país. Se nos explicó el funcionamiento de la empresa y no faltó un alegato al periodismo como motor principal de creación de opinión entre la sociedad nipona. 30 minutos de verborrea sin turno para preguntas.

Trabajador en oficina con portátil y documentos

El mismo patrón se repitió en las siguientes empresas que visité. La verdad es que no me sirvió de mucho y eché de menos que hubieran empresas extranjeras. Que de entre los miles de universitarios presentes en el evento yo fuera el único occidental, sólo refuerza la idea de que hoy en día el sistema laboral japonés sigue siendo elitista y conservador. Me dio la sensación de que los japoneses siguen pensando que los extranjeros no somos un activo importante para su entramado empresarial. Que nos excluyen de su “método” de buscar trabajo en Japón.

Y vosotros, ¿Tenéis experiencia a la hora de buscar trabajo en Japón?

Periodista en Japón
Apasionado de todo lo que rodea al país asiático, en especial del ramen y las novelas de Haruki Murakami.
También puede interesarte
Carpas de colores para celebrar el día de los niños en Japón
Golden Week: las vacaciones de los japoneses
Japoneses paseando en calles de Tokio
9 consejos para evitar ofender a los japoneses
Fuegos artificiales durante festividades japonesas
Festividades japonesas: calendario anual
Tarjetas meishi Periodista en Japón
Tarjeta meishi: un ritual en Japón

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.