Política en Japón

Características intrínsecas de la política japonesa. Artículos que ayuden a entender aspectos del poder legislativo del país asiático.

Durante el periodo Edo (1603-1868) la política japonesa estuvo dominada por los grandes señores feudales de nombre shôgun. Durante más de 250 años el país cerró sus fronteras a toda influencia extranjera impidiendo la entrada de foráneos así como de tecnología procedente de las potencias europeas de la época. El bakufu Tokugawa gobernó con mano de hierro hasta que a finales del siglo XIX la Restauración Meiji (1868-1912) volvería a situar al emperador en la cúspide del poder político del país.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial Japón quedó devastado por culpa de las bombas atómicas arrojadas en Hiroshima y Nagasaki por parte de os americanos. La comunidad internacional culpó a Japón, junto a los nazis, de ser los principales causantes de la contienda. Los norteamericanos exigieron una nueva constitución japonesa en la que se especificara en uno de sus artículos que el país dejaba de tener ejército a todos sus efectos.

En 1946 se realizaron los primero comicios democráticos en Japón. Desde entonces la política japonesa ha estado monopolizada por el Partido Liberal Democrático o LPD. A excepción de algunas épocas donde los socialistas han llegado a tener, incluso, un primer ministro los liberales son los que han conseguido llevar al país asiático a situarse como la segunda potencia económica mundial sólo por detrás de Estados Unidos.