Los daimyô

Señores feudales daimyô

¿Qué eran los daimyô durante la época feudal japonesa?

Durante la época feudal japonesa conocida como el periodo Edo (1603-1868) el poder militar, político y ejecutivo recayó en la figura del shôgun (将軍 しょうぐん). Aunque el emperador, descendiente directo en la tierra de los dioses fundadores del archipiélago nipón, era quien de facto debía gobernar el país la realidad era totalmente distinta. En este espacio hablaremos de los daimyô (大名 だいみょう).

El shôgun, jefe de los ejércitos, gobernaba con mano férrea todo el territorio sometiendo a los distintos señores feudales. Durante esa época Japón quedó aislado económicamente del resto del mundo cerrando sus fronteras a injerencias extranjeras. Tan sólo se permitió la entrada a un selecto grupo de comerciantes holandeses, alemanes y unos pocos ingleses debido a sus conocimientos en sectores como la medicina o la construcción. Junto a ellos, jesuitas españoles y portugueses que instaurados al sur de Japón, en ciudades como Nagasaki o Dejima, introdujeron los primeros conceptos del Cristianismo en Japón.

Cada uno de los daimyô controlaba su territorio a nivel militar y político. Si bien debían rendir cuentas al shôgun se les permitía cierta libertad para hacer y deshacer dentro de sus dominios. La época feudal japonesa no fue exenta de guerras, revueltas, complots y maquinaciones por parte de los daimyô que, a la mínima, intentaban derrocar el poder del shôgun.

Así, como acto de vasallaje y “asfixia” política y económica en detrimento de los señores feudales, el shôgun instauró el llamado sankin kôtai (参勤交代 さんきんこうたい).