Religión en Japón

La religión en Japón se caracteriza por la existencia de varias creencias con sus mitos, ritos y costumbres que a lo largo de la historia han convivido con armonía.

En Japón existen varias religiones. Por un lado, el Sintoísmo o religión autóctona del país que cuenta con un panteón de dioses animistas a quienes se atribuye la formación del archipiélago nipón. El Sintoísmo está presente en la vida de todo japonés a través de las costumbres, rituales y celebraciones. Los recintos sagrados de la religión sintoísta son los jinja. En ellos se venera a los dioses y se hacen todo tipo de ofrendas.

Por otro lado, con el Sintoísmo convive el Budismo llegado al archipiélago desde el continente, desde China a lo largo del siglo VII y procedente de la India. Esta religión penetró en las altas esferas de la corte y la nobleza japonesa de la época y en la actualidad existen multitud de rituales realizados mediante las creencias budistas. Los templos budistas reciben el nombre de tera y están repartidos a lo largo y ancho de la geografía del archipiélago nipón.

En la categoría de Religión de Periodista en Japón trataremos todos aquellos aspectos relativos a las creencias de la sociedad japonesa. Desde ritos, a escuelas budistas o costumbres que tienen relación con dichas religiones.

Japón es un país donde pocas veces han habido conflictos relacionados con las religiones, donde las creencias son inclusivas. Es verdad que a los jóvenes de hoy en día poco les interesan las cuestiones religiosas. Se ha convertido en una tradición familiar, costumbres que se han ido transmitiendo de generación en generación. En el caso del Cristianismo, por ejemplo, a excepción de algunas parejas que deciden casarse por la iglesia, la gran celebración, Navidad, se ha convertido en una excusa para dar rienda suelta al consumsimo más exacerbado.