a cultura del esfuerzo en japon y el verbo ganbaru

La cultura del esfuerzo en Japón: el verbo ganbaru

Si alguno de vosotros ha viajado o a vivido en Japón, seguro que os habréis sorprendido de lo serviciales que son los habitantes del país. Las reverencias, pedir perdón si por un asomo se topan contigo en la calle, la atención personal en cualquier establecimiento o su esfuerzo a la hora de indicarte una dirección con las dificultades que supone la barrera idiomática. Pues bien, en el artículo de hoy hablaremos de la cultura del esfuerzo en Japón y, concretamente del verbo ganbaru (頑張る がんばる). Un verbo que usan en su forma exclamativa o ganbare! (頑張れ!がんばれ!) para  animar al prójimo en situaciones de dificultad.

El verbo ganbaru como estilo de vida

Las situaciones cotidianas en las que se usa el verbo ganbaru en sus múltiples flexiones son incontables. Todas ellas dependen del contexto y su significado puede variar. Algunas traducciones podrían ser: esforzarse, no desfallecer ante las dificultades, superarse uno mismo a nivel personal y profesional, no rendirse o dar el máximo de uno mismo, entre otras. Por ejemplo, no hace mucho publiqué un artículo sobre cómo escribir un currículum en japonés. En esta ocasión los autóctonos usarían el verbo ganbaru para dar ánimos a quien esta esforzándose para conseguir un trabajo.

Aún así, el significado de la expresión ganbare! o del propio verbo va mucho más allá para los japoneses. Ellos lo entienden como algo más profundo, que va más allá de la traducción literal que podamos hacer los occidentales. El verbo ganbaru es una forma de entender las relaciones sociales, es un estilo de vida. Desde pequeños, los habitantes del país asiático son educados en la cultura del esfuerzo. Se les enseña a no desistir frente a las adversidades, a terminar aquello que han empezado, a esforzarse al máximo para llegar a la meta y objetivos deseados. Por este motivo, el significado del verbo ganbaru forma parte intrínseca de la sociedad japonesa.

Desde el ámbito profesional, la educación o la familia, pasando por las relaciones afectivas entre amigos y novios, incluso en las actividades extra escolares o las clases de repaso. Para los japoneses el esforzarse es Sinónimo de éxito en la vida. Expresiones como: “si no te esfuerzas no serás nadie en la vida” son muy comunes en las conversaciones entre padres e hijos, jefes y empleados o entre amigos. Par los japoneses, todo aquello que envuelve e implica al verbo ganbaru es lo “normal”, lo que se espera de uno mismo. Como grupo social, si hay algo  que no se les puede achacar a los japoneses es de ser vagos.

el esfuerzo en la cultura japonesa y el verbo ganbaru

El esfuerzo como base de la cultura japonesa

Los desastres naturales ponen de manifiesto la cultura del esfuerzo del pueblo japonés

Japón es conocido, entre muchas otras cosas, por ser un país azotado por multitud de desastres naturales. Tifones, terremotos, tsunamis o inundaciones causan estragos a lo largo y ancho del archipiélago año tras año. Aún así, una y otra vez, los japoneses dan muestras de su fortaleza como sociedad ayudando a reconstruir los daños causados por las inclemencias meteorológicas. Así, el verbo ganbaru sale otra vez a relucir. La expresión ganbare nippon! ((頑張れ日本! がんばれ にっぽん!) es utilizada en estos casos para dar muestras de apoyo y ánimo a los afectados por los desastres naturales. Es el caso del fatídico terremoto de marzo de 2011 en la región de Tohoku, al norte de la capital, Tokyo. Los temblores de la tierra dieron paso al mayor tsunami que ha sufrido Japón desde que se recuerda. Las olas, de dimensiones nunca vistas, engulleron a su paso pueblos enteros provocando la pérdida de centenares de vidas. Frente a la desolación, y mientras aún lloraban a sus seres queridos, los japoneses dieron una lección al mundo de solidaridad y esfuerzo en la reconstrucción de una región que hoy, seis años después, vuelve a resplandecer.

Otro ejemplo de la cultura del esfuerzo por parte del pueblo japonés lo encontramos días después del terremoto de Kobe en 1995. La ciudad portuaria, situada muy cerca de la antigua capital del país, Kyoto, sufrió el azote de la madre naturaleza dejando a su paso más de 6.000 muertos y una ciudad en ruinas. Fue entonces cuando los jugadores del equipo de beisbol local utilizaron la expresión ganbarou Kobe (頑張ろう神戸 がんばろう こうべ) en su escudo para animar a la población.

La posguerra y el verbo ganbaru

Como bien sabréis, la Segunda Guerra Mundial no terminó demasiado bien para los japoneses. Poco después de la atrocidad perpetrada por los americanos, el lanzamiento de las dos bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki, el emperador nipón anunciaba por televisión la rendición del país y la victoria de los aliados. La pérdida de la guerra dejaba un rastro de desolación y apatía en la sociedad japonesa y la reconstrucción de las ciudades se presumía costosa para una economía débil. En este contexto, el futuro para Japón en años de postguerra no parecía muy halagüeño. Pero se produjo el milagro. El pueblo japonés resurgió de sus cenizas cual ave fénix y dos década después, se convertía en la segunda potencia mundial solo por detrás de su ahora aliado, Estados Unidos. Un resurgir que no hubiera sido posible sin la implicación y tenacidad del pueblo japonés. La cultura del esfuerzo y el verbo ganbaru jugaron un papel crucial en la reconstrucción del país nipón.

Queda claro, pues, el sentimiento de pertenencia y solidaridad del pueblo japonés a la hora de hacer frente a los retos diarios de la vida. Sea cual sea la situación, los habitantes del archipiélago asiático son capaces de sobreponerse en parte, gracias a la interiorización de la cultura del esfuerzo.

Y vosotros, conocéis alguna expresión japonesa o circunstancia en la que se emplee el verbo ganbaru?

Comparte:
Periodista en Japón
Apasionado de todo lo que rodea al país asiático, en especial del ramen y las novelas de Haruki Murakami.